Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Nacionalismo Chileno: Una misión permanente

Por Misael Galleguillos V.


El pensamiento nacionalista está contenido en revistas, escritos, folletos, libros y proclamas, que han llenado vacíos generados por políticas aplicadas, por quienes han ejercido el poder de la nación. En el dominio del poder se han establecido formas políticas y estructuras del estado que nos llevan a cuestionar a liberales y socialistas por la ausencia de un orden capaz de definir un sistema de autoridad para gobernar la nación donde radican la soberanía y los cuerpos sociales, y por ende la libertad, la dignidad, la participación y el desarrollo.

Chile ha sido gobernado por liberales y socialistas que han generado nociones de un esquema de pensamiento incongruente con el ser nacional. Esto no lo aprecian los ciudadanos por no tener una propuesta de cultura, nación y estado. Los hechos que ocurren en la sociedad chilena: huelgas, tomas, ayunos y manifestaciones que siempre terminan en violencia, enfrentamientos y vandalismo, demuestran la lejanía del pueblo de las instituciones fundamentales de la República.Noexiste ni representación ni participación. Por lo tanto las fuerzas renovadoras de la política deben esforzarse por liderar estas manifestaciones sociales, para dirigirlas por la ruta de una nueva senda patriótica, social y libertaria. Para ello se requiere de una fuerza política capaz de gobernar la nación integrando a todos los chilenos al quehacer de la patria, de su estado y de su destino.

Es bueno conocer la intencionalidad de las fuerzas que lograron un cambio de gobierno en 1973. Esto es importante porque fue la movilización del pueblo lo que produjo la ingobernabilidad y la desestabilización del gobierno del Presidente Salvador Allende. Fue una hazaña de liberación donde las fuerzas sociales lograron el cambio del gobierno popular socialista de la Unidad Popular.

Esa fuerza es el nacionalismo chileno que ha tenido presencia desde fines del siglo XIX.

Para el Movimiento Nacional Sindicalista el proceso político iniciado el 4 de septiembre de 1970 debía permitir la creación de un nuevo estado. Por eso proyectó su accionar a la unidad del nacionalismo, al estudio de los cuerpos sociales de la nación, a innovar en la institucionalidad del estado, a crear una red social activa haciendo valer la soberanía social de los cuerpos más propios de la nación: familia, sindicato, gremio, universidad, iglesia y cuerpos armados institucionales.

En un comienzo el general Sergio Nuño, Vicepresidente dela Corporaciónde Fomento, CORFO, afirmaba quela Junta de Gobierno  buscaría la justicia social. Esto implicaba derechos y deberes, es decir, se buscarían formas de participación de los trabajadores apropiadas, para que ellos se sintieran realmente integrados a las empresas en que trabajen

Pedro Swing, Secretario General de Gobierno, destacaba que a través dela División de Organización Civiles, se tomaría en cuenta al mundo gremial, a fin de procurar que los gremios no estén aislados y puedan tener un conducto para llegar al gobierno

No debemos dejar de lado las intenciones de justicia, trabajo y participación del general de carabineros Mario Mackay y del general de la fuerza aérea Nicanor Díaz Estrada que dio vida al Estatuto Social dela Empresa.Fueronlos primeros Ministros del Trabajo y Previsión Social. Después se hicieron presentes los ministros neoliberales

Los nacionalistas expresaban entonces que Chile vivía una crisis de índole moral que se reflejaba, en la mala conducción de los partidos políticos, y en la fuerza del comunismo que se había transformado en una amenaza a la chilenidad por su dependencia total del comunismo soviético. El comunismo atentaba contra la unidad nacional, con su prédica de la lucha de clases como motor de su desarrollo político para la conquista del poder. El desgobierno se producía por la incapacidad de la democracia liberal para hacer una buena política.

El frente de lucha del nacionalismo, afirmaba Jorge Prat y sus seguidores de la Revista Estanquero, 1946-1955, deberá armonizar los intereses políticos, morales, económicos y sociales del pueblo, con los intereses nacionales, dentro de un régimen de participación orgánica y jerarquizada.

El orden que se persigue implica fundamentar en la familia, el municipio y el sindicato los soportes de un nuevo estado.

El planteamiento de Jorge Prat concitó el apoyo de vastos sectores nacionalistas, entre los que encontramos personas que han aportado ideas y propuestas a la vida política chilena como Clemente Díaz Vergara, Oscar Salas Elgart, Gonzalo Vial Correa, René Montero Romero, José García, Javier Lira Merino, Julio von Muhlenbrock, Rafael Valdivieso, Roque Esteban Scarpa yTomás Eastman.

Prat fue un político que superó sus propios lineamientos para prefigurar un movimiento nacionalista integrador de todos los nacionalismos grupales y personales. En su precandidatura presidencial para 1964 contó con la presencia del ibañismo, del nacionalismo corporativo, del nacionalsindicalismo chileno y de hombres con un claro sentido pragmático de la economía como Arturo Fontaine, que  fuera su Subsecretario en el Ministerio de Hacienda, del analista Daniel Prieto Vial, calificado como nacionalista socialcristiano y Jorge Fontaine que fuera el Director dela Divisiónde Organizaciones Civiles que realizó un Encuentro Nacional enla Leoneraque elaboróla Declaraciónde Codegua , que dio forma al Movimiento de Unidad Nacional. En él participaron nacionalistas y dirigentes sindicales y gremiales que incidieron en el cambió de gobierno en 1973.

Este movimiento civil fue disgregado por los neoliberales de Jaime Guzmán Errázuriz dividiéndolo en cuatro frentes: juvenil, laboral, vecinal y profesional. De estos frentes de unidad nacional el juvenil fue instrumentalizado por la Secretaría Nacional de la Juventud y el laboral se proyectó ala Secretaría Nacionalde los Gremios.

En la etapa de liderazgos nacionalista Prat fue un político destacado que logró abrir una brecha en el ámbito de la política nacional. También lo fueron Guillermo Izquierdo Araya y Ramón Callís Arrigorriaga.

Para Callís  Prat era una solución a la decadencia política liberal y un enemigo empoderado del comunismo en Chile. Izquierdo Araya fue Senador dela Repúblicay propuso en el Senado un proyecto para establecer un régimen corporativo.

Los planteamientos y propuestas nacionalista de los años '60 fueron cuestionados por la etapa de cambios en la convivencia nacional e internacional, por el liderazgo de los Estados Unidos como potencia occidental que desplazó a Inglaterra después de la Segunda Guerra Mundial, por la creación dela Unión Soviética como poder comunista internacional que derivó en la Guerra Fría, y por la Revolución Cubana  que  predicó la violencia política y la lucha armada para conquistar el poder.

Nuestro nacionalismo debía definir una posición frente a la guerra fría entre el liberalismo norteamericano y el socialismo, real, dela Unión Soviética.La solución fue definir una nueva forma de estado corporativo, pero de carácter nacionalista. Entonces se habló de nacionalismo continental y de Iberoamerica como patria, como estado y como destino. Ramón Callís Arrigorriaga fue presidente dela Comisión Relacionadora del Nacionalismo Iberoamericano, en cuya calidad entregó al Presidente de los Estados Unidos Dwigtht Eisenhower el 29 de febrero de 1960 una carta en que se propone una nueva relación entre la democracia capitalista y el nacionalismo iberoamericano.

Ramón Callís planteó el apoyo a Jorge Prat  para crear una Nueva República con Autoridad en el gobierno y nexos institucionales con los cuerpos sociales de la nación.

En los últimos tiempos han surgido nuevos liderazgos en el ámbito nacionalista. Se trata de Pablo Rodríguez Grez del Frente Nacionalista Patria y Libertad, de Eugenio Cáceres Contreras del Movimiento Nacional Sindicalista  y de  sectores nacionalistas del Partido  Nacional encabezados por Sergio Onofre Jarpa y Mario Arnello Romo. También estuvieron los nacionalistas del FREN de Irving Hahn Valdivia, de la ANR de Pedro Medina y de la Revista Tacna de  Erwin Robertson Rodríguez

El sector nacionalista militar tuvo presencia con los generales Ariosto Herrera, Roberto Viaux y Alfredo Canales. También con Arturo Marshall y sus seguidores.

Durante el gobierno institucional de las FF.AA. y de Orden numerosos oficiales generales con mando político se destacaron por sus decisiones de gobierno en defensa  de las empresas del estado, los valores de la nacionalidad,  la integridad de la patria y los intereses sociales del mundo del trabajo.

Hoy debemos precisar conceptos y decisiones que dieron contenido social al gobierno militar en sus primeras etapas cuando tenían vigencia los principios y el objetivo nacional de gobierno. Sabido es que el avance del neoliberalismo fue desechando toda la obra original y creativa que dio respaldo social al nuevo gobierno.

El nacionalismo aportó sus conocimientos y experiencias al proceso político entre el gobierno del presidente Salvador Allende y el plebiscito dela Constituciónde 1980. En todo ese instante procuró establecer su estilo y doctrina, para dar testimonio permanente de nuestra presencia, en el espectro político y en la vida social de nuestros seguidores en la convivencia social de los chilenos.

Desde comienzos del año 1983 se han realizado esfuerzos para dar consistencia al nacionalismo chileno. Una valiosa acción política y doctrinaria, al servicio de la patria y de su  pueblo, ha tenido proyecciones a las personas. Desde los años 2004 se ha logrado una mayor presencia, con los esfuerzos comunicacionales de Alerta Austral y Fe Resuelta. Las redes sociales de Internet han permitido una mayor participación  y una vasta bibliografía ha dado lugar a estudios y consultas sobre ideas, hechos, obras y realizaciones del nacionalismo chileno. 

 

Publicado el 01-07-2011

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License