Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Fin al Lucro en la Educación: Ahora o Nunca

Por Eduardo Valenzuela González


Ni los más optimistas agitadores políticos podían suponer las dimesiones que han alcanzado las monumentales manifestaciones de los estudiantes. Se han desarrollado desde Arica hasta Punta Arenas, con una cohesión y organización envidiables. Es que los muchachos han demostrado algo más que rebeldía, e independiente de las habituales vinculaciones de algunos de los dirigentes con partidos de izquierda, en especial el Partido Comunista, no es menos cierto que en esta ocasión las burocracias partidarias, bien poco han tenido que ver con este fenómeno.

Definitivamente las cosas van a cambiar en el anquilosado mapa polítoco nacional. La crisis educacional que lleva décadas perjudicando a los sectores más posbres del país, y que representan a la mayoría de nuestros compatriotas, dejó de estar en la esfera de la manipulación que estuvo todos estos años. Los jovenes se cansaron y se nota, y ya no les basta con exigir una educación más igualitaria, sino que fueron al meollo del problema: el lucro  y sus nefastas consecuencias. Su demandas, del todo justas, van desde que la Educación tenga como garante al estado, pasando por un rediseño de las materias educativas, y terminan, ni más ni menos, con la pretensión de que esto sea financiado desde las arcas públicas, renacionalizando el cobre que hoy, en su mayoría, está en manos de grandes monopolios extranjeros. Estas demandas, han logrado la simpatía de la mayoría de los chilenos, los que por lo demás, son las víctimas del modelo educacional irritantemente clasista.

El destino ingrato quiso que este fenómeno social haya golpeado en el mentón al gobierno de Piñera. Como pecas, pagas, pareciera la justa frase para la coyuntura que le toca vivir a la extrema derecha criolla. Es que fueron ellos, quienes asusaron a los militares para que adoptaran medidas privatizadoras y limitadoras al estado de Chile, que terminó en lo que hoy vivimos y no solo en materia educacional. Están pagando las inmoralidades que hicieron en aquellos años, y pareciera que la justicia es divina, por cuanto les corresponde ahora dar la cara y enfrentar la situación que ellos maquinaron.

Por otro lado, La Concertación, la otra cara de la prevertida forma de hacer política en Chile, toma palco y allí aplaude lo que hacen los estudiantes. Hay que ser muy, pero muy cara de palo, para tener esta actitud, pero ellos son así, y reciben el castigo que se merecen con un apoyo ciudadano menor la 20%, según las últimas encuestas. Omiten descaradamente que gobernaron durante 20 años, que se comprometieron el 2006 a abordar este problema, en la llamada rebelión de los Pingüinos, y no paso nada. Como siempre, le echan la culpa a la Derecha, no asumiendo su responsabilidad en la debacle que hoy vive nuestra educación.

Es por eso, que genera tanta simpatía este movimiento, el que le está doblando la mano no solo al gobierno, sino al sistema político nacional. Los estudiante y sus organizaciones son una muestra palpable de que es posible potenciar demandas ciudadanas desde las bases, en donde es la voz de mayoría la que decide. Los partidos políticos, sobrepasados e impotentes, miran lo que hacen los jóvenes y por mucho que la presidenta de la FECH sea comunista, saben que el PC poco o nada tiene que ver con lo ocurrido; aunque ahora quiera apropiarse de las demandas estudiantiles. 

La moraleja es clara: las organizaciones deben tener autonomía para que sus demandas sean exitosas, de lo contrario, la lógica de los partidos y sus virulentas manipulaciones, terminan exacerbando o minimizando las acciones. Esto ocurrió en la manifestaciones del 2006, en donde el movimiento Pingüino fue amanzado por la Concertación, que era gobierno, y todo quedó en nada. La historia es distinta ahora, y la oportunidad única de un cambio estructural al modelo de educación no debe perderse y quienes aspiramos a Chile distinto, participativo y justo, no podemos sino apoyar con fuerza a los valerosos estudiantes chilenos.

 

Publicado el 15-08-2011

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License