Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Vanguardia de la Chilenidad

Por Misael Galleguillos V.


En un himno nacionalista se expresa que el nacionalismo en acción es vanguardia de la chilenidad. Por eso, en nuestra visión de las tareas que debemos realizar para cumplir con la misión de servir a Chile y a su pueblo, la idea del rescate de la patria del socialismo materialista y del neoliberalismo especulador y financiero ha estado siempre presente en nuestros planes de acción.

Esta tarea ha revestido el carácter de movimiento social corporativo, para rescatar la chilenidad, como patrimonio histórico cultural, de la decadencia moral que limita la dignidad e impide el ejercicio de la libertad afectando la creatividad, la autonomía, la independencia y soberanía, que son elementos básicos para una sana convivencia social, política, económica y cultural.

Nuestra tesis ha sido que de esta misión de vanguardia deviene el poder, la autoridad y el mando. En efecto, la movilización social requiere de la formación de una fuerza de carácter  espiritual capaz de generar un movimiento de proposiciones, ideas y doctrinas forjadoras de una forma política que se proyecte a la forma de convivencia y al estado.

El pueblo, al tomar conciencia de ser depositario de los principios y valores de la chilenidad, y de ser forjador de su propio destino, a través de la conciencia restauradora de la patria de los valores eternos, asumirá un rol protagónico que lo dotará de fuerza e influencia, para incidir en la toma de decisiones, lo que le abrirá el camino  al poder y al sistema de autoridad que rige la convivencia. Entonces, se iniciará una etapa de realizaciones que dará comienzo al ejercicio del mando como misión y tarea de una generación patriótica al servicio de Chile y de su pueblo, etapa que abrirá paso a la justicia y a la participación social plena en una nueva  forma de convivencia y estado.

Este movimiento de proposiciones, ideas y doctrinas es el esfuerzo que unifica nuestro pensamiento, voluntad y sentimientos, para alcanzar nuestras metas y objetivos. Nuestra vocación cultural y patriótica nos llevará a forjar nuevas formas y estructuras para dar existencia a una nación con unidad de destino en lo universal.

Dar vigencia a las categorías del ser nacional y a los valores de su cultura dotará de vida espiritual a nuestra patria, a su forma de estado y al destino de grandeza que siempre hemos  contribuido a forjar como nacionalistas chilenos.

Los historiadores saben que el nacionalismo que profesamos tiene su razón de ser en la verdad, el bien y la justicia como principio y como valor.

Creemos en la política como instrumento creado por los pueblos para forjar su futuro.

Creemos en el derecho como conjunto de normas que regulan la convivencia, y sobre todo como base de equilibrio entre la libertad y la autoridad.

Creemos en el estado como forma institucional de la convivencia cuyo fin primordial es el bien común, el custodio del derecho y la promoción del fortalecimiento y desarrollo de la patria. El estado debe permitir la representación legítima de la soberanía, contribuir al cumplimiento de los fines de la nación y someterse, en todo momento y cualquiera que sean las circunstancias, al servicio de los superiores intereses de la patria.

Creemos en los cuerpos sociales de la nación como depositarios de la soberanía social y como expresiones  genuinas de la forma de convivencia social creado por el pueblo. Los cuerpos sociales contribuyen al cumplimiento de los fines de la nación.

Creemos en la chilenidad como expresión natural de la cultura occidental iberoamericana, a la que pertenecemos como nación asentada en el territorio patrio.

Nuestro camino político es la conquista del pueblo para conquistar el estado. Nuestra vocación de servicio nos lleva al perfeccionamiento permanente de la convivencia y del estado, a través de la cultura y de las diversas opciones políticas y sociales que permite el imperio de la legitimidad de nuestra soberanía.

Buscamos la paz y la  unidad para alcanzar nuestros objetivos y estamos en la disposición de superar todos los obstáculos que se opongan a nuestro avance.

Cuando los chilenos se sientan incorporados a una tarea colectiva su capacidad creativa y la voluntad que surge de su amor a la patria, serán elementos realizadores de gran eficacia, para hacer realidad las aspiraciones y anhelos más  profundos del pueblo.

Sabemos de persecuciones e injurias que pretenden amedrentarnos, porque los grupos de poder y los intereses creados aspiran a mantener los factores de dominio que nos dividen y nos supeditan a condiciones económicas, sociales, políticas y culturales que los favorecen postergando la justicia social, la dignidad y el poder nacional que nos dará acceso a más bienes, más servicios, más cultura y más influencia en las decisiones que afectan una sana convivencia.

Debemos aceptar las “críticas” que afirman que a nuestras filas se han incorporado muchos trabajadores y sectores populares. Sin embargo, contamos con seguidores profesionales e intelectuales. Eso demuestra nuestro espíritu patriótico donde predomina la integración y la vertebración nacional. En el seno del pueblo están los hombres y mujeres que harán la revolución chilena, encabezados por fuerzas nacionalistas que darán solidez a la lucha de la juventud trabajadora y estudiantil, a fin de diseñar y construir la vanguardia de la chilenidad que nuestro pueblo nos demanda.

Es la época de volver al origen para reencontrarnos con el Chile real que es la fuerza valórica y la expresión espiritual de nuestra identidad, autenticidad y vinculación social como pueblo. Esa es nuestra misión para servir a la patria y a su pueblo. No es tarea fácil, pero es un desafío que asumimos en plenitud hasta alcanzar la nobleza y la jerarquía como pueblo libre asentado en el confín austral de Iberoamérica.

 

Publicado el 10-10-2011

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License