Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Liceos Técnicos: La gran mentira de un futuro mejor

Por Eduardo Valenzuela González


Rabia y pena. Sí, rabia y pena da recorrer algunos liceos técnicos con su pobreza crónica. Construcciones añosas, con paredes que hablan del descuido del que son víctimas por falta de recursos. O esos enormes galpones en donde están las viejas maquinas de soldar y tornos, testigos mudos de un pasado glorioso, en el que muchos jóvenes, hasta hoy, cifran esperanzas de llegar a tener un futuro mejor. 

¿Cómo no va a dar rabia si durante decenas de años nuestras autoridades han fomentado que miles de jóvenes pobres ingresen a estudiar allí, con la promesa incumplida de obtener un título que cambie el rostro de una dura realidad llena de precariedades? ¿Cómo no va a dar pena, si después de 5 años, esos jóvenes llegan como mano de obra barata a una empresa y deben partir de cero? Qué bien calza la frase tan nuestra, “el pago de Chile”, pero es una paradoja que sean víctimas sus hijos que recién comienzan a vivir. 

La vida es dura, es cierto. Pero ciertamente que para ellos se hace más frustrante constatar que el esfuerzo se pierde en la brumosa retórica de la oferta y la demanda y que, como conclusión, su especialización no sirve de nada. Y así ha ocurrido con varias generaciones de compatriotas que han pasado de la esperanza y a la frustración sin que autoridad alguna responda. Esto se vivió durante la dictadura de Pinochet, los gobiernos dela Concertacióny ciertamente va a seguir con el gobierno neoliberal de Piñera. 

En efecto, Piñera, el mismo que regala besos por doquier en las poblaciones, el que canta rancheras y come sopaipillas en casas muy humildes. El mismo que junto con golpearse el pecho cada vez que puede diciendo que es un hombre de fe y le ha prometido al país tener la fórmula para derrotar a la pobreza. El multimillonario con vocación de servicio es quien ha decido reducir a la mitad los recursos para los liceos técnicos para el 2011. El 2010 el presupuesto fue de 20 mil millones de pesos y el gobierno de Piñera aspira de entregar 10 mil. Algunos ejemplos de los “ajustes” de este gobierno son: las becas para apoyar a alumnos en práctica bajarán de 5 mil millones a 2.600 millones y para el perfeccionamiento docente el 2010 fue de 1.500, bajando a 697 millones. 

Las justificaciones son de verdad una burla a la inteligencia de los chilenos. Según el subsecretario de Educación Fernando Rojas “habían recursos que no se estaban ejecutando” y sostiene que, en el 2010, se gastó en equipamiento un cuarto de lo destinado; en capacitación para docentes se ocupó la mitad y en becas para alumnos el 80% de lo presupuestado. 

Más patéticas resultan las declaraciones de Rodrigo Troncoso, coordinador del Programa Social de Libertad y Desarrollo (L y D), brazo ideológico de la extrema derecha chilena, quien sostiene en una columna de un matutino nacional que “según nuestra experiencia y evidencia nos dicen que mayores recursos no se traducen necesariamente en mejor educación”. Impresentable argumento. Ciertamente no es el razonamiento usado por los colegios en donde estudiaron la mayoría de las autoridades del gobierno, cuyos aranceles millonarios sí reflejan la relevancia del “valor agregado” del dios dinero. 

Bajo la lógica miope del gobierno, el uso ineficiente de los recursos justifica el recorte de éstos. ¿Quién responde por las carencias de toda índole de los liceos de las comunas populares? Vale decir, que el hecho de no usar los recursos significa que no se necesitan. Y las víctimas de este teatro del absurdo, los estudiantes, deben aceptar esto con resignación. Si se les cuestiona mucho, le achacarán esto a algún burócrata de baja estofa del gobierno anterior. Pero las políticas públicas tienen responsables políticos, a quienes este nuevo gobierno pone para administrar los recursos de todos los chilenos para una noble cusa, la educación de los chilenos más pobres. 

Piñera y sus adalides ABC1 - a quienes les paga el doble de lo que ganaban las autoridades dela Concertaciónpara poder contar con estos “servidores púbicos”- luego de dejar el gobierno seguirán disfrutando de las bondades del sistema que tanto los beneficia y les permite vivir ajenos a la pobreza y necesidades de la inmensa mayoría de los chilenos. Digan lo que diga, es así y punto.

Cuando el Nacionalismo arenga “Mi partido es mi Patria” expresa que este tipo de anomalías y decisiones que afectan a los chilenos más vulnerables son inaceptables. Quien ama a su Patria ama a su Pueblo. Cuando hay cariño genuino por la comunidad, se nota.  

Hace tantos años que en Chile se gobierna para favorecer los intereses globalistas y el poder del dinero que cuando ocurren este tipo de fechorías que perjudican a los que menos se pueden defender, se reafirma el ideal superior que se sustenta enla Patria, su pueblo, su cultura y soberanía. Los que estamos a este lado de la trinchera debemos contar con una articulación política y social, como único freno al siniestro gobierno mundial del que profitan quienes tiene el báculo del poder político en nuestro país, sean rojos, verdes, blancos o amarillos.

 

Publicado el 01-11-2010

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License