Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

A terminar con la usura en la educación

Por Eduardo Valenzuela González


Sigue más candente que nunca la discusión sobre la necesaria transformación en la educación, como eje fundamental en el desarrolo de nuestro país. De acuerdo a la lógica del modelo de dominación, se hacen públicas las visiones de las partidocracias, que con ciertos matices predominan en el sentido común ciudadano.

Por un lado, conocemos la triste historia neoliberal que llevó a municipalización de la educación y, que de acuerdo a sus resultados, fue y sigue siendo una rotundo fracaso. Como era de suponer, los adalides del capital, que usaron a Pinochet y los militares para poner en práctica un modelo de desarrollo que tanto los ha favorecido, primero guardaron silencio y hoy, con cara de palo irritante, dice uno de su sector, el senador Alberto Espina que "el modelo de educación en Chile es muy injusto". Da risa y rabia ver al diablo viendiendo cruces.

En la vereda del frente (aunque sabemos que es la vereda de al lado) la Concertación y el Partido Comunista, aliados como nunca en esta coyuntura, manifiestan su total apoyo al movimiento y a sus lideres. Era que no, ya varios de los mediáticos dirigentes de la CONFECH son insignes militantes o simpatizantes de estos grupos políticos. Aún así, resulta patético escuchar a los dirigentes de la casi desaparecida  Concertación, jurando fidelidad a la causa estudiantil, ahora que no son gobierno. Pero no trepidaron en mover sus siniestros hilos cuando, el 2006, manipularon a los dirigentes secundarios que eran militantes de sus partidos en la llamada Revolución de los Pinguinos, y bajaron las movilizaciones. Lo único positivo de esto fue la creación de una mesa de estudio que aglutinó diversas personalidadaes que querían hacer un sincero aporte, pero de sus propuestas poco o nada quedó.

Sin embargo, y tras meses de negociaciones, no se vislumbra un real acuerdo entre el gobierno y los dirigentes estudiantiles. La base de la discuión está en 3 temas esenciales: en primer lugar, la desmunicipalización de la educación; en segunda lugar, el término del lucro; y finalmente, que la adminsitración de las escuelas y liceos la realice el estado.                             

Es evidente que no pueden seguir los minicipios a cargo de la educación básica y media. Este modelo educacional ha sido un lastre que ha generado niveles de desigualdad en las aulas que ha llevado a tener en la mayoría de ciudades jóvenes condenados a ser mano de obra barata, sin las mínimas condiciones para competir con la educación privada. Entre otras cosas, esto ha generado que en los últimos 20 años, los sectores medios hagan enormes esfuerzos por matricular a sus hijos en colegios particulares subvencionados o derechamente particulares, sabedores que en centros de educación minucipales no hay futuro académico para sus hijos. El reflejo de lo anterior está en los resultados de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) de los colegios que publicos. Nada qué hacer, son miles de jóvenes condenados a buscar empleo o intentar estudiar alguna carrera sin base académica alguna.

Los dirigentes universitarios han insistido que el problema de fondo está en el lucro y los estudiantes exigen el término de éste para la educación. Hay que ser claros en este punto, el problema no es el lucro, sino la usura, que se alimenta de los miles de atribulados padres agobiados por los altos intereses sin que autoridad alguna tenga el valor de denunciar que el verdadero problema es éste. Aquí aparace el rostro siniestro del sector financiero que se frota las manos cobrando intereses inmorales y ganando como nadie por prestar dinero. Esta diferencia de fondo entre el lucro y la usura no es recojido por nadie, salvo por quienes están en una verdadera posición alternativa, los nacionalistas, quienes lamentablemente no tienen acceso a los grandes medios de comunicación. El lucro es el resultado de un proceso económico que busca obtener ganacia por una inversión intelectual y/o material. En esta condición se encuentran miles de micros, pequeños y medianos empresarios en Chile y que dan empleo al 80% de los trabajadores de nuestro país. Fue primero Pinochet (en estricto rigor, la UDI y Renovación Nacional) y después la Concertación quienes abandonaron a los estudiantes a su suerte, dejando a las instituciones financieras a cargo de prestar dinero, con los nefastos resultados por todos conocidos.

El tema más controversial está en dejar al estado a cargo de la educación pública. Seamos francos, los puestos de confianza, es decir, los que administran y deciden en las reparticiones públicas, son políticos. En consecuencia, si el objetivo es tener calidad académica en las aulas de la educación básica y media, el remedio será peor que la enfermedad. En otras palabras, si se pretende dejar a los políticos a cargo de la educación, la respuesta es ¡no, gracias! Distinto sería la condición si definitivamente la administración pública fuera administrada por profesionales ajenos el mundillo político y que no deban servilismo ni favores a los jerarcas de los partidos. Por ello, junto al giro radical que deben traer los cambios para tener calidad académica entendiendo que es responsabilidad del estado de Chile asumir este desafío, está que la cartera de Educación debe estar a cargo de peofesionales altamente calificados, que ingresen por medio de concurso público, ajeno a toda influencia politica.

El Nacionalismo, única doctrina que pone en el centro a la patria y su pueblo, que sustenta valores trascendentes y superiores, debe prepararse para salir a la palestra en el menor plazo posible. Los partidos del sistema, sean rojos, blancos o amarillos, no tienen el arrojo de apuntar al más peligroso enemigo del país, el sector especulativo financiero transnacional. LLegó el momento de la unidad para quienes primero está Chile y no podemos pedirle esto a los chilenos si el sector llamado a representarlo, el Nacionalismo, no lo está.

 

 

Publicado el 10-10-2011

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License