Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Los Espacios Políticos

Por Misael Galleguillos V.


Las fuerzas políticas conforman el poder político como instrumento para el gobierno del estado.  De modo que el poder político está formado, además, por la institucionalidad del estado sobre la cual proyecta su influencia como depositario de la autoridad, la capacidad de decisión y la representatividad de la soberanía nacional. 

Estas ideas se realizan en las instancias del cambio periódico de las autoridades  para gobernar el poder político durante una etapa de tiempo. Sin embargo, existen instancias de convivencia que son anteriores al estado como lo son los cuerpos sociales de la nación donde priman los sindicatos, los gremios, las escuelas,  las universidades y el poder decisional del municipio y la región. 

El municipio es el punto de encuentro entre la institucionalidad del Estado y la institucionalidad social. Mantiene las cualidades de independencia, autonomía, forma de gobierno a su interior y de participación en las estructuras políticas y en el poder económico. Además, confluyen en ella las juntas de vecinos, otras organizaciones sociales y las funciones delegadas por el propio estado para el cumplimiento de los fines de la nación. 

En Chile la soberanía social está subordinada al poder político porque postula como única forma de participación a los partidos políticos que son formas de representación que implica subordinar a los intereses partidistas, las misiones del estado y de las estructuras y funciones de la comunidad organizada. Esto ocurre frente a observadores de cada sector de la convivencia como lo son la Iglesia, las Fuerzas Armadas y de Orden, las Universidades y Escuelas, los Sindicatos y Gremios y toda la gama de organizaciones sociales que dan forma a la convivencia con énfasis en los municipios. 

A esto podemos agregar los acuerdos para mantener el poder de los partidos como son el sistema binominal y la ausencia de normas que regulan la participación en la decisión en los sectores independientes e incluso antipartidistas. 

Esta situación ha sido analizada por diversos sectores nacionalistas en la historia del nacionalsindicalismo (que va a cumplir 100 años de vida política y doctrinal y que empezó sus acciones con motivo del bicentenario de la Independencia nacional). 

El nacionalismo hoy aparece dispuesto por acción de fuerzas enemigas a esta escuela de pensamiento y valores, pero sus objetivos de convergencia y unidad no están ausentes en sus afanes de participación en el poder político de Estado. Ha atrabajado para abrirse espacios políticos pero estos son llenados por otros sectores de acción permanente sobre la base de adelantarse a sus propuestas para hacerlas fracasar o cambiarlas de objetivo. 

Es como afirmar: “hay  que estar junto al nacionalismo para destruirlo” 

Lo anterior ocurrió, el año 1938, cuando los Marxistas tenían previsto acercarse al nacionalismo para apoyar al candidato del Frente Popular, que encabezó el Presidente Pedro Aguirre Cerda. Se sabe que estas acciones fueron dirigidas por líderes comunistas internacionales. 

Los hechos se han repetido con el General Carlos Ibáñez del Campo. Presidente que hizo volver a la legalidad el comunismo criollo una vez que terminaba su mandato constitucional.  Ibáñez, como es sabido, fue apoyado por el nacionalismo. 

También ocurrió en el Gobierno del Presidente Jorge Alessandri,  que aceptó el apoyo de sectores  nacionalistas encabezado por Jorge Prat, pero una vez en el poder, el gobierno decidió disolver al Movimiento Nacional Sindicalista y a otros sectores nacionalistas. Sin embargo, fracasó por la decisión de la Corte Suprema que le dio vida legal al Nacional Sindicalismo. 

En 1965, la Democracia Cristiana (que ya había incorporado a su estructura a diversos sectores nacionalistas), aplicó leyes de seguridad interior del estado  a miembros del nacional sindicalismo cuando Bernardo Leyton era Ministro del Interior.  Además, involucraron al general Roberto Viaux en acciones que se tradujeron en la muerte del General René Schneider, entonces Comandante en Jefe del Ejército. 

El entonces Senador Salvador Allende, buscó puntos de encuentro con el Movimiento Nacional Sindicalista a través de José Tohá, que garantizaba la existencia legal del Movimiento si reiteraba una declaración pública dada después del 4 de Septiembre en que reconocía el triunfo político electoral de Salvador Allende y que afirmaba que vendría una etapa de cambio de la estructura y forma del gobierno del Estado.  En todos los casos precedentes cumplidos los objetivos de poder se reiniciaba la acción antinacionalista. 

En el Gobierno del General Augusto Pinochet, solo el Movimiento Nacional Sindicalista tuvo acceso al gobierno por la calidad de sus integrantes directivos como Gabriel Pumarino, Osvaldo Lira, Eugenio Cáceres, Ramón Callis y todos los que crearon la Escuela Sindical y la Secretaría de los Gremios, pero una vez cumplidos los fines universitarios y laborales (donde la participación y la autonomía de universidades y sindicatos le dio una base de sustentación social al gobierno junto a las organizaciones vecinales, juveniles y femeninas que se habían creado), por influencia de sectores neoliberales, se persiguió a los nacionalistas incluso involucrándolos en acciones criminales que tenían autoría en fuerzas de seguridad e inteligencia. 

Hoy día el nacionalismo está vigente, principalmente el nacionalismo patriótico y social que va mucho más allá que las tribus urbanas. 

Las Elecciones Municipales los sorprenden en tarea de convergencia donde se debe permitir a todas las personas y grupos nacionalista votar, si lo desean, por los candidatos más cercanos a los principios y valores de esta formación política.

 

Publicado el 01-08-2008

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License