Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

El Tejado de Vidrio de la UDI

Por Eduardo Valenzuela Gonzlez


Cuando aparecían, en los medios, acusando con ácidas palabras a los corruptos de la Concertación y del gobierno, muchos le endilgaban una función contralora por excelencia. Arropados, en su mayoría, bajo el paraguas del Opus Dei, se mostraban incorruptibles y siempre dispuestos a denunciar a los improbos, como depositarios de la más genuina moral. Sin embargo, la UDI y sus militantes, quienes fueron los principales sostenedores ideológicos del neoliberalismo que implementó Pinochet en los ochenta, siempre han tenido tejado de vidrio. Quienes han hurgado en los pasillos de la historia reciente, han encontrado a conspicuos miembros de este partido involucrados en los oscuros procesos de compra de empresas estatales, cuando gozaban de información confidencial; y peor aún, como funcionarios de gobierno accedieron a préstamos nada menos que del Banco del Estado (ENTEL, Compañía de Teléfonos de Chile y Soquimich, son algunos ejemplos de esto). Luego, vendieron su parte a grandes trasnacionales y hoy son prósperos empresarios con millonarias cuentas bancarias. Sin pudor alguno, siguen militando en este partido y sus directivas hacen oídos sordos, tal vez porque en las elecciones, la danza de millones que gastan, requiere de sus leales mecenas.  

Primero fue la alcaldesa de Huechuraba, Carolina Plaza, involucrada en un bochornoso suceso del que aún no hay claridad. Tuvo como principal acusador ni más ni menos que al yerno de Joaquín Lavín, el militante UDI, Isaac Givovichel. La relación con Gestión Municipal Avanzada, GMA, formada por el también UDI Iñaki Busto, que nace el 2003 en las oficinas de la Municipalidad de Recoleta, al amparo del actual alcalde y amigo de Busto, el UDI, Gonzalo Cornejo, con la finalidad de servir de soporte técnico para mejorar la gestión municipal del gremialismo y apoyar futuros proceso electorales, condenó a Plaza. Las acusaciones de falsificación de instrumento público, negociación incompatible y fraude al Fisco por cerca de 160 millones de pesos, no sólo la llevó a renunciar a la UDI, sino a estar en la mira de opinión pública y la Contraloría General de la República. No ha podido demostrar inocencia al momento de contestar sobre las licitaciones públicas y privadas que adjudicó a GMA, en su comuna. El caso no está cerrado por más que ella niegue todo cargo y sus amigos de su ex partido, con cierta distancia griten a los cuatro vientos que no se ha comprobado nada.   

A poco andar, entró al patíbulo de los cuestionados el alcalde de Recoleta, Gonzalo Cornejo, con acusaciones similares respecto de adjudicar licitaciones a GMA. Aquí es aún más grave la situación, pues aparece involucrada la ex jefa de gabinete de Cornejo, Jenny Acevedo, que hoy es parte de GMA, empresa que tiene 5 contratos con la municipalidad de Recoleta, por un monto de 250 millones de pesos. Sus compañeros de partido, se mostraron cautos, pero seguros de que esta vez, todo se aclararía. Sin embargo, las imputaciones y pruebas fueron lo suficientemente sólidas, como para que el mandamás de la UDI, el senador Hernán Larraín, sentenciara que es mejor dejar que las "instituciones funcionen", frase que han repetido majaderamente los líderes del partido de derecha. Las aspiraciones de Cornejo de ser reelecto, cada vez están más lejos, ya que los jerarcas de esta organización política están con calculadora en mano, evaluando el nefasto episodio que sin duda afectará la imagen del partido.   

Ambos alcaldes, salidos del semillero de Jaime Guzmán, eran considerados como parte de la reserva electoral, pero las acusaciones y procesos que los afectan, son un golpe bajo para la UDI. Para quienes sostenemos que la actividad social y política debe estar precedida de valores trascendentales, no es de extrañar lo ocurrido. No sólo este partido, sino todos, están infectados por la corrupción y formas de ejercer el poder en donde el dinero y los negocios están por sobre los principios que tanto juran defender.

Los patriotas deben aprender que a los partidos tradicionales y su trampa de dividir al país entre derechas e izquierdas, sólo les beneficia para mantener las cosas como están. Un pueblo unido, con un destino común, para enfrentar los grandes desafíos nacionales, les resulta inconveniente y harán todo lo posible por mantener a Chile fraccionado, sumido en un irritante individualismo.

Sólo queda esperar que los chilenos de una buena vez se den cuenta que unidos, con justicia social y progreso, y con una fuerte participación de las organizaciones sociales avanzaremos más rápido. Por ahora, los partidos tienen el poder, pero como dice el viejo adagio popular "no hay mal que dure cien años, ni tonto que lo resista".

 

Publicado el 01-07-2008

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License