Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Convergencia Política

Por Misael Galleguillos V.


Los procesos de convergencia requieren de la decisión de personas, movimientos y partidos, de generar una fuerza política influyente.  Este hecho se produjo en la oposición al gobierno de Pinochet en torno al  Partido Socialista que buscó la concertación de los sectores disidentes de la Democracia Cristiana,  MAPU e IC, y la  DC misma.

Las fuerzas disidentes eran proclives a la  unidad de acción con el socialismo chileno y terminaron por integrarse plenamente al Partido Socialista.

La convergencia con la Democracia Cristiana estaba implícita con el aperturismo Democristiano que ya había actuado junto al Partido Radical y a sectores ibañistas que se incorporaron al partido, principalmente a través del Agrario Laborismo y del Partido Democrático Nacional.

Esta convergencia socialista tuvo un grado de aprobación como alternativa al régimen militar que aceptó actuar  junto a la DC, que había apoyado activamente el Golpe de Estado del año 1973.

El acuerdo logró apoyo internacional pero con la restricción de no unirse a los partidos totalitarios como el Partido Comunista y el MIR, quienes pretendieron la caída del régimen por la vía violenta y la insurrección armada apoyados por Cuba y los regímenes totalitarios en que gobernaba el comunismo.  Generaron el Frente  Patriótico Manuel Rodríguez que llegó a influir en el Gobierno que actuó en el plano militar contra estas fuerzas disidentes y subversivas.

Muchos militantes del PC renunciaron a la lucha armada y se pasaron al Partido por la Democracia (PPD) que fue un instrumento para concretar la convergencia socialista.

Estos antecedentes son importantes para analizar la crisis de esta convergencia porque asistimos al fin de una alianza donde el socialismo se ha disociado y la DC está en una grave crisis de  identidad y de estrategia porque la Concertación ha tenido problemas graves de probidad que afecta aspectos morales de lo que Eduardo Trabucco llama la “cuestión marxista” y las “cuestiones cristianas”.   El PPD  está prácticamente dividido.

La convergencia es una unión de fuerzas para lograr mayor eficacia política.  En el nacionalismo la convergencia ha sido un proceso que requiere revisar diversos aspectos políticos de carácter doctrinario que permitan que los sectores nacionalistas puedan converger a una alianza.  Se ha elaborado una declaración de principios y una norma programática, pero no se ha logrado la materialización de los esfuerzos realizados por sus creadores, pues carecen de los elementos materiales, principalmente económicos, para realizar el proyecto que tienen elaborado donde se requieren, además, lugares de  concurrencia permanente para sus adherentes.

La definición de una estrategia y de tácticas, parte de las fuerzas que tienen un grado de organización que implican la unidad de acción y el desarrollo de una institucionalidad corporativa.

La consideración de los medios materiales de que se disponga implica la organización de medios financieros, medios de comunicación, la unión de medios de fuerzas activistas y  la unión y coordinación de equipos técnicos  que son cuestiones difíciles de soslayar en el proyecto político que se busca.

La convergencia nacionalista requiere de un grado aceptable de eficacia y una concepción doctrinaria racional y coherente.

Se deben superar etapas que en su expresión metodológica considera cuatro aspectos: Lo ideológico, lo político, lo social y lo material.

Lo ideológico está resuelto; lo político exige una estrategia, una táctica, acciones políticas, creación de hechos políticos e institucionalidad que contenga la forma y estructura del proyecto;  lo social se refiere a las acciones y  convivencias de los grupos o de fracciones de estos; en lo material implica aportar y crear infraestructura, medios financieros, medios de comunicación, grupos de acción y equipos técnicos.

De aquí surge la cuestión del método a seguir para iniciar y continuar la convergencia.  Es importante señalar que siempre habrá fuerzas que se concentrarán en maniobras para impedir  o frenar el desarrollo de la convergencia, como debe estar ocurriendo.

Para ello se debe definir quienes convergen, para qué, en qué momento, con qué grado de intensidad y en qué planos se converge.

La convergencia es una tarea que está llamada a lograr un objetivo gigantesco para gobernar la nación donde la convivencia y la solidaridad deben ser sólidas, complejas y flexibles.

La responsabilidad de proponer, desarrollar, fomentar y orientar el proceso de creación de la convergencia nacionalista está en los forjadores del proyecto político propuesto a la Juventud Nacionalista y a los componentes sociales e institucionales que han manifestado su adhesión al proyecto más importante que se ha generado en los nacionalistas e independientes para hacer de Chile una nación dotada de un estado justo, de un patria libre y de un destino de grandeza.

El agotamiento de la dualidad liberal – socialista que prima en la nación nos indica que es nuestro momento político para lograr la  adhesión ciudadana.

 

Publicado el 01-03-2008

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License