Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Ley Anti Discriminación y la Censura en el diario La Nación

Por Hans Fiebig


En estas últimas semanas hemos sido testigos de una gran cantidad de noticias referentes a lamentables ataques a la Comunidad Judía residente en el país. Se han dado a conocer imágenes de rayados en Sinagogas y establecimientos educacionales pertenecientes a dicha comunidad. 

En Chile, cada cierto tiempo, se alza la voz en contra del estado de Israel, cada vez que se hacen públicos hechos de violencia en donde resultan cruelmente asesinadas y vulneradas personas del pueblo Palestino, en donde se alzan voces de censura en contra de las políticas genocidas de Israel hacia el pueblo ocupado de Palestina. 

No obstante, y según medios de prensa y columnistas que manifiestan pertenecer a la comunidad afectada, hacen ver que todas estas agresiones estarían relacionadas con la próxima inscripción de un partido nazi en Chile, haciendo alusión al movimiento Patria Nueva Sociedad, el cual en junio pasado, tras la demanda impuesta en 2006 en el Tribunal Constitucional, logró demostrar que sus planteamientos ideológicos son completamente acordes a la ley, sin ser autoritarios ni racistas. 

El descontento de muchos políticos y también de dirigentes de la Comunidad Judía, han hecho arremeter en contra de la posibilidad de inscripción de dicho partido, en donde por extraña y desafortunada coincidencia, aparecen los rayados antisemitas en todo Santiago. Un movimiento que ha sido puesto en la mira desde su fundación, en 1999, y que ha luchado para ganar un espacio de representación popular, sería muy absurdo después de más de 10 años de trabajo tirar todo por la borda con hechos de este tipo. Sería interesante saber de parte de los políticos y dirigentes que están en contra de dicho movimiento político, si acaso han leído y entendido sus planteamientos como para sostener, constantemente, lo que dicha organización representa o no representa. Chile, según encuestas de educación, tiene una pésima comprensión de lectura, y al parecer, afecta también a los políticos. 

¿Exageración mediática? 

De la noche a la mañana aparecen denuncias de la Comunidad Judía respecto a una inusitada ola de violencia. Cuando uno escucha “ola de violencia” se imagina casi la noche de los cristales, linchamientos en las calles y situaciones de todo tipo. Pero no, la ola de violencia hace referencia a rayados, amenazas telefónicas y por medios electrónicos y en algunos casos hasta publicaciones en Blogs en Internet, que más que nada muestran la paranoia en teorías conspirativas. Tal como algunos creen en los Ovnis, algunos creen en planes conspirativos de dominación mundial, y a la gente no se le puede criticar por sus convicciones, aunque estén erradas y sean discutibles. 

El presidente de la comunidad Judía, lejos de evidenciar un liderazgo que llame a la calma a su comunidad, les ha transmitido inseguridad, y que para conseguir seguridad se debería aprobar un proyecto de ley antidiscriminación. Pero, para hacer justicia, primero se deben encontrar a los culpables de estos desafortunados rayados vandálicos, y sería interesante saber quiénes son, para que de alguna vez sean castigados por dichos actos vandálicos, así como también deberían ser castigados todos aquellos que hacen rayados y actos de vandalismo en la ciudad con el agravante del hostigamiento a dicha comunidad. 

Justo un día después que se supiera del despido de la editora de La Nación Domingo, Ana Verónica Peña, por una columna publicada en dicho diario el pasado 22 de Agosto por el periodista Antonio Gil, al cual se le acusó de antisemita, nuevamente y casualmente surgen un nuevo peak de denuncias de amenazas. Dentro de estas amenazas surge un hecho interesante que debería ser considerado dentro de la investigación por parte de la fiscalía, es el incidente que afectó al joven Matthias Erlandsen Lorca, que denuncia que el pasado día 26 de Agosto, un individuo que se subió en el Metro UC fue bajado por los guardias del Metro en la estación Los Militares tras un altercado que, según el afectado, habría sido un ataque antisemita. El afectado publica una foto de su agresor, obtenida con su teléfono móvil en el vagón del tren subterráneo y tras publicarla varias veces en su Twitter, el presidente de la comunidad Judía, Gabriel Zaliasnik le da la “sugerencia” de indicar por Twitter que su atacante fue Elliott Quijada, un Skinhead detenido a fines del año pasado y procesado por infracción a la ley de prensa, en el caso  de  la  campaña en contra de la senadora Lily Pérez cuando era candidata al Senado. 

 

Imagen Twitter gzaliasnik

Imagen en donde se aprecia se “sugiere” indicar nombrar a una persona

Tras la indicación o “sugerencia” recibida, el joven Matthias difunde por las redes sociales  con toda convicción, que su atacante fue el skinhead Elliott Quijada, sin ninguna evidencia salvo las indicaciones del presidente de la Comunidad Judía. El hecho es que si uno compara el archivo fotográfico del atacante y el aludido, no se le parecen, por lo tanto se debe investigar si acaso en este y en otros casos se está incitando a levantar falsos testimonios con tal de victimizar a la Colectividad Judía y presionar con ello para agilizar el anunciado proyecto de ley. Este antecedente debería ser investigado por la fiscalía a cargo, considerando como testigos el joven que fue atacado en el Metro y el supuesto agresor identificado o “sugerido”. En el caso del aludido, debería iniciar acciones legales, ya que después de todo, ya fue procesado en un caso similar y estigmatizado por la sociedad y tiene todo el derecho de reiniciar su vida con un nuevo  rumbo  en  armonía  con  la Sociedad en su totalidad.

Censura en el Diario La Nación

Había pasado inadvertido, para muchos pero no para todos, hasta el día jueves 26 de Agosto, el artículo publicado en el diario La Nación el pasado domingo 22 que se hacía famoso, no precisamente por el articulo en si mismo sino que por el despido de la editora de La Nación Domingo, Ana Verónica Peña, el columnista Antonio Gil y el caricaturista Pepe Gai. 

El articulo titulado “A la sombra de Mammon” en el cual, citando dioses y demonios de distintas religiones y mitologías, citaba a la deidad Mapuche de la muerte y la destrucción, Wekufu, como ejemplo el naufragio en el lago Maihue (2005) en donde perecieron 33 personas, la deidad Griega Melpómene ejemplificaba la tragedia y el gatillante de la polémica era la cita al demonio Mammon de la cultura Judía, ejemplificándolo como deidad de la codicia. Algunos alegan que es la deidad del dinero y otros, los más fundamentalistas católicos, derechamente un demonio. 

La imagen de Mammon en el artículo, como una presencia oscura detrás del accidente minero y otras desgracias, en donde la codicia se encuentra tras el recorte de presupuestos en materias de seguridad, despertó la indignación de la Comunidad Judía. Tras presentarse las quejas, el director del diario La Nación, Daniel Platovsky, toma las medidas respectivas de despedir a la editora, al columnista y al caricaturista de La Nación. Lo que no vimos, fue la queja del Pueblo Mapuche por demonizar su mitología. 

Desafortunada coincidencia para Antonio Gil fue que una semana antes, donde en la revista Que Pasa se consignaba que los dueños de la mina Alejandro Bohn y Marcelo Kemeny serían de dicha colectividad, que se sentía vulnerada en el artículo. 

La ley de prensa consagra el derecho a réplica e incluso si al solicitarlo dentro de los plazos no se otorgara dicho derecho, se pueden iniciar acciones legales. ¿Por qué no se optó a dar solamente derecho a réplica como se acostumbra? Además de las quejas, lo grave e incomprensible es la censura aplicada en el diario, no solo con los despidos, sino que al extremo de suprimir el artículo en el diario en formato electrónico y papel digital. Algo inédito que, si fuese en tiempos del Gobierno Militar, no faltarían aquellos que levantarían las banderas reclamando en contra de la tiranía. 

Si Chile hace memoria, el último gran episodio de censura ocurrido en Chile, en tiempos de democracia, ocurrió a la Edición Nº 77 de la Revista Punto Final, el 25 marzo 1969, en el que, tras la matanza ocurrida en Puerto Montt, el diario culpa a Frei Montalva de los hechos. La ira del presidente gatilla la orden inmediata de requisar de todos los quioscos dicho diario, lo que aquí ha ocurrido, en nuestros tiempos, en el formato digital.

 

Portada Revista Punto Final 77

Revista Punto Final Nº 77
Censurada en 1969
 

Las presiones tras los despidos en La Nación son un atentado a la libertad de prensa e incluso al Código del Trabajo, en donde las personas no pueden ser despedidas por motivos de pensamiento, raza, religión u otra causal de discriminación, y estos despidos fueron incitados por presiones externas al medio. Si esto ocurrió cuando aún no existe una Ley Anti Discriminación, ¿que habría sucedido en tal escenario? ¿Habría sido procesado Antonio Gil por “incitación al odio”? 

Proyecto de Ley Anti Discriminación

Bajo el boletín Nº 7130-07 fue presentado el pasado 16 de agosto un proyecto de ley para tipificar el delito de incitación al odio racial y religioso. Chile, dentro de su cultura, como dice el periodista Fernando Paulsen, “es un país que discrimina desde por condición social, económica, aspecto, etc.”. Actualmente, nuestro país tiene figuras legales que agravan los delitos cometidos que tengan componente de discriminación u odio racial como gatillante del delito. 

El proyecto de ley establece que se deben castigar los actos previos a cometer un delito con agravante de odio racial, es como si habláramos de una detención por sospecha, por algo que no se ha hecho pero que se puede cometer. Ejemplifica algunas legislaciones aplicables en otros países, por ejemplo en Alemania, la tenencia de material ya es delito, por lo que si eso se aplicara en Chile, hasta las bibliotecas podrían ser allanadas y clausuradas. Se puede entender que Alemania, tras el dolor del pueblo alemán en la Segunda Guerra Mundial, tenga una ley que limita la libertad de pensamiento, no obstante Chile no está en dicho escenario ni ha sufrido algo semejante para compararnos. 

El proyecto de Ley pide reemplazar el artículo 31 de la ley 19.733, por el siguiente: 

“El que por cualquier medio de difusión pública de la palabra o de alguna acción que exteriorice una opinión discriminatoria, para moverlos al odio expresado en la violencia en contra de colectivos vulnerables, realizare publicaciones o transmisiones destinadas a promover odio u hostilidad respecto de personas o colectividades en razón de su raza, sexo, religión o nacionalidad, será castigado con la pena de presidio menor en su grado medio. Se entenderá por colectivos vulnerables, los integrantes de un determinado grupo identificable por características tales como la raza, la religión, el credo, y otras semejantes”. 

¿Como interpretamos este articulo, si por medio de la palabra se exterioriza una opinión discriminatoria? En Chile es común el humor de los Chistes de Gallegos, u otros que en base a las características de algún pueblo o cultura, se resaltan sus atributos peyorativos con fines humorísticos. ¿Se aplicarían la Ley en contra de los Humoristas? 

A inicios de la Revista Condorito, ésta se caracterizó por expresar, en los distintos personajes de la cultura Chilena, algún atributo característico: Garganta de Lata como el bebedor problema, Che Copete como el Argentino fanfarrón, Huevo Duro como el amigo incondicional, Don Chuma como el amigo con recursos. También, en sus orígenes existió un personaje que tras las quejas de la Comunidad Judía tuvo que ser reemplazado. Don Jacoibo, prestamista Judío, fue reemplazado por el personaje Máximo Tacaño.

 

Condorito: Don Jacoibo

Don Jacoibo, el prestamista 

Si la ley hubiese existido en dicha época y tomando el caso del artículo Censurado de Antonio Gil ¿René Ríos conocido como Pepo habría sido procesado con esta ley? Sería interesante saber como sería interpretado este caso.

Pide la incorporación al Artículo 12 Código Penal el siguiente numeral:

“Cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo u orientación sexual, o la enfermedad o minusvalía que padezca.”

E incorporar al Código Penal el siguiente artículo nuevo bajo el número 140 bis:

“El que efectuare amenazas por cualquier medio o realizare manifestaciones o expresiones destinadas a promover odio, desprecio, hostilidad o amedrentamiento, respecto de personas o colectividades en razón de que profieren un culto permitido en la República (el subrayado es nuestro), o que con acciones, palabras o amenazas ultrajare a los miembros de culto permitido en la República será penado con presidio menor en su grado mínimo a medio, y multa de cincuenta a cien unidades tributarias mensuales.” 

¿Qué se entiende o interpreta por culto permitido en la República? ¿Como se interpreta este punto en el proyecto de Ley? ¿Que sucede si en base a esta ley se discrimina o se comete delito contra un Hare Krishna u otro culto que no es reconocido en la República? 

Se habla que Chile tiene una brecha respecto a normativas legales de standard internacional, como por ejemplo Leyes Anti Discriminación. No obstante también hay que enfatizar que en lo que respecta a Pueblos Originarios nuestro país dista mucho de dichos estándares, por lo que si debemos priorizar que deberíamos aplicar en beneficio de nuestro país, partamos por casa, por reconocer y no discriminar a nuestros pueblos originarios, que dicho sea de paso ¿se les reconoce como culto permitido en la República? Se comentó hace años, que la Ley Anti Discriminación que descansa hace casi 10 años en el parlamento, no sería viable, por favorecer a la Causa Mapuche. ¿Quiénes Discriminan? ¿Por qué no reconocer que Chile es un estado multinacional? 

Una precipitada Ley Anti Discriminación puede afectar gravemente la libertad de pensamiento, en donde quedará sujeta a la interpretación de los que denuncien. Hemos visto también que lo que se está persiguiendo es prohibir que un Partido se legalice en Chile, y también hay que considerar que prácticamente no sería una medida efectiva en contra de la discriminación en Chile, en donde se debería apuntar a luchar por mejorar la educación y a combatir la ignorancia para hacer desaparecer los prejuicios que tiene nuestra sociedad, que han ayudado a fomentar todo tipo de discriminaciones y desigualdades. 

Una vez logrado mejorar la educación y a la vez la disminución de brechas sociales, podremos disminuir la discriminación en nuestro país. La delincuencia no deja de existir por el solo hecho de existir leyes que los prohíba, sino que por medio del trabajo social y una asimilación de una visión país común que pueda ser compartida por todos.

 

Publicado el 01-09-2010

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License