Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Cóndores, ACHAS Y Estanqueros - El Nacionalismo Chileno entre 1945 y 1953

Por Juan Bragassi Hurtado


Después de la disolución del Partido Unión Nacionalista en 1945, los nacionalistas criollos se encontraron desprovistos de una colectividad política, que los congregase y representara.

El escenario público, les era cada vez más desfavorable, debido a la asociación que se hizo de estos, con los sectores de eje nazi-fascista, con la finalidad de generar el precedente interno, que justificase moralmente el rompimiento de relaciones diplomáticas y una eventual declaración de guerra, en favor del sector aliado.

Otro factor negativo, que afecto cualquier tentativa nacionalista, fue la formación de una alianza política de "coexistencia pacífica" entre las fuerzas demo capitalistas y marxistas estalinistas criollas, hechas a imitación de su modelo Europeo.

Dicho estado, queda mayormente expresado en el caso particular de  Chile, con lo acontecido en la primera etapa del gobierno del Presidente Gabriel González Videla.

Es en ese período, que en Chile, el comunismo logró capitalizar una enorme popularidad en las masas, repercutiendo en el crecimiento de sus cuadros militantes y  en la obtención de un insospechado poder político, que los llevó hasta el logro de algunos ministerios en el gobierno de González Videla, quien rápidamente se daría cuenta, que si bien con la participación de ellos, había podido llegar al poder, difícilmente con estos aliados, le sería posible gobernar.

Con el fin de la segunda guerra mundial, dicho estado de "coexistencia pacifica" generado al alero de un enemigo en común, se fue desvaneciendo, desembocando en lo que fue denominado más tarde en la esfera internacional como   "la guerra fría".

Así, en Chile se hizo eco de la "cruzada anticomunista", impulsada desde Estados Unidos, mediante la adopción doctrina de "seguridad nacional", expresándose ello, en la aprobación en el Congreso de la Ley de Defensa de la Democracia (1949), la cual ilegalizó finalmente al Partido Comunista.

Es en el tiempo de la pos guerra, donde surgen algunos ensayos, que intentarán con menor y mayor fortuna, la recuperación para el nacionalismo chileno de su espacio político perdido.

Uno, es el grupo secreto "Los Cóndores" encabezado por Guillermo Izquierdo Araya; otro es la colectividad paramilitar "Acción Chilena Anticomunista" (ACHA) de Arturo Olavarría;  y la revista política "Estanquero" de Jorge Prat, nieto de nuestro héroe nacional Arturo Prat.

En esa misma época, aparecerán además el Partido Agrario Laborista (1945);  y hacia 1949, el Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista (MRNS) de Ramón Callais.

De estas dos últimas organizaciones, nos referirnos especialmente, en los próximos artículos, debido a que su desarrollo más importante los podemos situar a partir de la década de los 50`s.

El Círculo Secreto los Cóndores (1946-1950)

Los orígenes de esta colectividad, se remontan a 1945, cuando impulsados por   el  parlamentario del Partido Agrario Jaime Larraín García Moreno y el político Eduardo Cruz Coke Lassabe ( futuro candidato presidencial para 1946 de los falangistas y Socialcristianos) un grupo  ex nacistas, vanguardistas, nacionalistas e independientes dieron forma a una efímera colectividad secreta llamada "Renovación", la cual se disolvió tras las elecciones presidenciales de 1946, para dar origen a principios de 1947, al grupo "Los Cóndores" bajo la dirección de don Guillermo Izquierdo Araya.

Dicha colectividad, mantuvo su conformación secreta, pero con la salvedad de ser ahora, íntegramente nacionalista, pretendiendo hacer contrapeso a la influencia de la masonería, siguiendo una igual jugada, infiltrando a sus diversos cuadros en distintos ámbitos de importancia, con objeto de influir en la opinión pública y en  la administración de Gobierno, pero  su esfuerzo fue infructífero, ya que se topó con que los nacionalistas no estaban habituados, ni les gustaba ese tipo de proceder.

Los Cóndores,  experimentó un estancamiento de sus actividades y en el crecimiento en sus cuadros afiliados,   sobre todo cuando su principal líder o "cóndor supremo", debió ausentarse del país por un lapso de dos años (1948-1949), debido a la obtención de una beca en la República de Argentina.

Es en ese tiempo, que Guillermo Izquierdo junto con desarrollar sus actividades académicas, tomó contacto con prominentes nacionalistas argentinos - como Carlos Goyeneche - y bolivianos exilados - como Víctor Paz Estenssoro, quien llegará al poder tras la revolución de Semana Santa, en 1952-, con objeto de generar una asociación internacional de nacionalistas, argentinos , bolivianos y chilenos.

Dicho proyecto, fracasó no por falta de interés, sino que por que en el caso de los argentinos, ellos estaban concentrados en brindar su apoyo, hacia la campaña presidencial de Juan Domingo Perón; en el caso boliviano, los MNR se encontraban a la expectativa de los acontecimientos de su país; y en cuanto a Chile, el interés de los nacionalistas, era captado por la posible candidatura del general (R) Carlos Ibáñez del Campo.

De vuelta en Chile, Guillermo Izquierdo ve que su colectividad, no había experimentado progresos significativos, y hacia 1950, los cóndores se fueron disgregando, absorbidos por la marea Ibañista.

Algunos de sus cuadros fueron: el coronel Würth, Augusto Eyquem, Víctor Vergara Márquez y Nilo Rosemberg.

El Anticomunismo del ACHA (1946- 1949)

Por su parte, en 1946, tras la elección como Presidente de la República del radical González Videla, aparece oficialmente la Acción Chilena Anticomunista ACHA, liderada por el ex radical y Ministro del Interior del gobierno de Pedro Aguirre Cerda Arturo Olavarría, el mismo que coludido con otros radicales, hizo detener y recluir en un manicomio, sin orden judicial alguna en 1941, al líder Vanguardista Jorge González Von Mareés, y allanar y confiscar en el hogar del Guillermo Izquierdo Araya, los archivos de la militancia del Movimiento Nacionalista de Chile.

El ACHA, fue una organización armada, integrada por civiles provenientes de las más diversos espectros políticos del país, quienes veían con temor el crecimiento experimentado por el PC, estaban en oposición a la integración de los comunistas al gobierno del radical González Videla y a la mantención de relaciones diplomáticas del Estado de Chile con la Unión Soviética, medida iniciada poco antes de la muerte del Presidente Juan Antonio Ríos.

De ahí su posición instrumental, que tuvo como centro de su eje para su atracción el anticomunismo, dejando de lado la crítica al sistema de partidos o el cuestionamiento y presentación de una propuesta de modelo económico alguno.

Ellos poseían cuarteles a lo largo del país, donde se alojaron seis regimientos, realizando entrenamientos y exhibición de armamento, que a más de alguno les hizo recordar a la   desaparecida Milicia Republicana.

El ACHA, junto con realizar una intensa campaña en contra del PC, se le adjudica el ametrallamiento de la primera embajada de la URSS en Chile, mientras en su interior se encontraba el embajador Zukov.

Al poco tiempo de andar, el "Gobierno de Alianza" entraba en crisis, debido a la acción desestabilizadora promovida por algunos cuadros dirigentes del PC.

Así dicha colectividad paramilitar, dejó de tener razón de ser, cuado el presidente de la República, finalmente ilegaliza el PC (1949), al ser aprobado por el Congreso su Ley de Defensa de la Democracia, rompiendo conjuntamente, las relaciones diplomáticas de Estado, con la Rusia Soviética.

Alguno de sus miembros fueron los socialistas Agustín Álvarez Villablanca, Oscar Schnake y Rafael Pacheco -recordemos que para ese tiempo, se había dividido el Partido Socialista en dos conglomerados -; más otros que provenían, de sectores variados, como el ex conservador Jorge Prat Echaurren, el parlamentario Liberal Raúl Marín Balmaceda, Julio Durán Neumann y Sergio Fernández Larraín.  

La Revista Política  El Estanquero (1946-1953)

En 1946, asumido el nuevo gobierno radical, es fundada la Revista "El Estanquero", siendo sus más destacados integrantes, Jorge Prat Echaurren, nieto de nuestro héroe nacional, quien provenía de las filas del Partido Conservador; Clemente Díaz Vergara, redactor de dicha revista; al igual que Oscar Salas Elgart; Carlos Altamirano Orrego (el mismo de la UP); el entonces joven Gonzalo Vial Correa; René Montero; José García; Javier Lira Merino; Julio Von Mühlenbrok; etc.

En sus inicios, esta revista política surgió, como contrapeso o respuesta a la publicación "El Siglo" del PC y en 1947, amplió su acción hacia el anticomunismo, hecho tal vez relacionado con la militancia de su director y alguno de sus colaboradores en la ACHA.

Sin embargo, poco a poco fue adquiriendo una identidad propia y doctrinal próxima al nacionalismo, discrepante de los entonces partidos de derecha e izquierda, la corrupción y los desaciertos en gestión de gobierno radical de turno, exaltando  en ese proceso, la figura del ideal portaleano y la necesidad de una profunda reforma, que llevase a la modernización del Estado.

En materia internacional, El Estanquero apoyó la nacionalización del petróleo en Irán; la nacionalización del canal de Suez; la formación de unidades  de colaboración continental, patrocinadas por Peronismo; y la reforma agraria desarrollada en Bolivia, por el gobierno de Víctor Paz Estenssoro y el MNR.

Situación que no fue bien entendida por algunos de sus colaboradores, quienes finalmente se retiraron.

Con la presentación como candidato al parlamento, por la ciudad de Santiago, del general (R) Carlos Ibáñez del Campo, presentado por una alianza que congregó a Falangistas, Radicales Doctrinarios, Agrario Laboristas y Socialistas Populares (FRAS); se evidenció la gran simpatía que tenía esta figura en las masas y lo propicio de sus candidatura presidencial para 1952.

Así, esta revista se transformó, en el principal - sino el único - medio periodístico escrito, que se pronunció públicamente y promocionó dicha candidatura.

Con el triunfo abrumador del ibañismo,  El Estanquero pasó a ser una publicación bocera auque reflexiva del gobierno.

Jorge Prat fue llamado a la comisión de Ministerio de Hacienda y en 1953  a la dirección de la Caja de Ahorro, desde donde impulsó la creación del Banco del Estado de Chile.

En ese período, El Estanquero seguirá publicándose, mas con la llamada de otros prominentes miembros de ese grupo nacionalista a cargos de gobierno, poco a poco fue distanciando la salida de nuevos números, hasta su desaparición definitiva a fines de 1953.

 

Publicado el 03-12-2007

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License