Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Los grandes ensayos sobre la realidad Chilena en las tres primeras décadas del Siglo XX

Por Juan Bragassi Hurtado


Hacia 1910, irrumpe una novel generación de creadores literarios, plásticos y políticos que desarrollaron una labor revisionista respecto a nuestra historia, tomando bajo una postura crítica, los variados aspectos de la realidad nacional y sus diversas manifestaciones, proyectando con el tiempo su análisis, hacia el ámbito regional y continental.

La "Generación Centenario" " de Mil Novecientos Diez" - como hoy día se la conoce -, rescató la herencia o tradición hispánica y aborigen; proyectándolas en la figura del mestizo o "roto", expresado en su idiosincarcia, costumbres, cultura y acontecer en consideración al escenario en que convive (rural y urbano) y se desarrolla; visualizando dichas circunstancias, a través del prisma filosófico, que le ofrecieron las variadas corrientes del pensamiento de la época.

Ellos, retomaron el trabajo desarrollado por diversas personalidades nacionales que los precedieron en esta inquietud - como las del 1898 y  la del 1900 -, incidiendo con sus estudios en la comprensión y desarrollo de nuestro país en lo social, político, económico y cultural en los años venideros.

Los ensayos predecesores

Es así que en esta época, surgirán una serie de ensayos nacionales, que tendrán como principal eje, la reflexión respecto a lo qué significa el ser parte de este país, sus variadas expresiones, las problemáticas que lo aquejan y las posibles vías para su desarrollo espiritual y material.

Dentro de los autores que precedieron a esta generación, se destaca el político radical Enrique Mac-Iver (1900), con un discurso titulado "La crisis moral en Chile" . En dicho discurso, el autor denunció fundamentalmente la decadencia del sentimiento de la nacionalidad, expresado en el creciente estado de fragmentación, individualismo y confrontación de la sociedad chilena.

Siguen esa misma línea, publicaciones posteriores, como la de Alcides Arguedas  con "Pueblo enfermo" y Darío Salas con "El problema nacional".

En 1904 aparece "Raza chilena" del doctor Nicolás Palacios, cuyo objeto es la reivindicación de la figura del hombre del pueblo (el mestizo o "el roto"). Trabajo que se justificó, como respuesta a una intensa campaña de desprestigio y de expropiación a la fuerza, sufrida por millares de compatriotas, en favor de la inmigración europea al sur del territorio nacional.

Situación que se calcula, afectó en esa época a más de 20 mil compatriotas, entre indígenas y colonos, " (...)quienes se vieron obligados a punta de bayonetas, a trasmontar hacia el otro lado de la cordillera, llevando de la mano a sus mujeres e hijitos, solicitando una nueva patria a la Argentina (...)"  (Senén Palacios).

En "Raza Chilena", Palacios formula un estudio, donde postula la hipótesis del posible origen de la raza chilena y su influencia en  variadas manifestaciones culturales,   en su modo de ser, así como en su expresiones materiales, surgida - según este autor -, de la mezcla y no de la "pureza", como algunos hoy pretenden adscribirle interesadamente ("adherentes" y detractores), propuesta que le valió una ácida polémica con el intelectual español Miguel de Unamuno y la hostilidad de los sectores gobernantes.

Palacios, elabora una suerte de  "tipificación racial", a través del uso asociativo, del sistema de pensamiento, que nos recuerda las ideas filosóficas de origen hegeliano, expresándolo en la formulación de una "dialéctica racial" (tesis , antítesis y síntesis), estableciendo con ello, un estudio respecto a la forma de "ser del chileno" (Alma de la Raza), abordando con ello sus aspectos positivos y negativos, en consideración a  su trayectoria histórica y sus condiciones de vida; denunciando las injusticias sociales de que eran objeto, abogando por la adopción de medidas rectificadoras. Postulando para ello, en el ámbito práctico, una mayor incorporación del Estado, en la elaboración de una política educacional de carácter nacional, social y económico.

Otros ejemplos de similares estudios de ese tiempo son: "Elementos étnicos que han intervenido en la población de Chile" de Luis Thayer Ojeda; "La mentalidad araucana" del historiador Tomás Guevara y "El alma nacional" de Marques De Dosfuentes.

En ese mismo año, se publica "Chile contemporáneo", del novelista  y Premio Nacional Luis Orrego Luco, texto  donde el autor hace un recorrido geográfico e histórico que nos deja entrever, los variados elementos que afectan el desarrollo sano de la sociedad chilena.

Ensayos de la Generación Centenario

Un ya genuino representante de la Generación de 1910; es el político, periodista, empresario, novelista y cuentista Tancredo Pinochet Le- Brun, en su obra titulada"La conquista de Chile en el siglo XX" de 1909, donde el autor hace denuncia, sobre nuestra dependencia cultural y económica frente a los imperios de turno, adjudicando la responsabilidad de dicho estado de cosas,  a la indiferencia de muchos y la complicidad de algunos, que participaban de los poderes "detrás del poder".

Continuación de este estudio, fue el ensayo de este mismo autor, titulado: "Oligarquía y democracia", que en algo se adelanta a la obra de Alberto Edwards "La fronda aristocrática".

Otro texto, de este autor es "Un año de empleado público en Chile" de 1914, donde relata su experiencia como Director de la Escuela de Artes y Oficios, período donde hizo una de las mayores reformas modernizadoras del sistema de instrucción técnica, proceso no ausente de polémicas e incomprensiones, texto de una notable vigencia para quien es sujeto de su interés, el problema de la educación dirigida al trabajo en Chile.

En 1910, y  en forma de carta pública escrita al Presidente de la República Aníbal Pinto, aparece el libro "Sinceridad. Chile íntimo de 1910" de  Valdés Canje, autor más conocido por su pseudónimo "Alejandro Venegas".

En este libro, el autor desde un aspecto muy crítico, desencantado e incluso antinacional y nihilista; expondrá las miserables condiciones de vida que sufría gran parte de la población de nuestro país, denunciando la responsabilidad en ello, de los sectores de la oligarquía y la plutocracia; rehusando paralelamente, el sistema que el autor veía, como el que sustentaba el poder de dichas clases, así como sus instituciones , simbología y ritos; haciendo eco del análisis desarrollado por las doctrinas sociales internacionalistas, como el anarquismo y  un protomarxismo, coincidiendo en esa lectura, con algunos juicios políticos expresados por el entonces destacado líder sindical de la FOCH (Federación Obrera de Chile) y creador del partido Obrero Socialista de Chile (1912), don Luis Emilio Recabarren, organización que como sabemos, paso ha denominarse en 1922 como: partido Comunista de Chile.

En 1911, aparece "La historia de los partidos políticos chilenosde Alberto Edwards , donde hizo un análisis de las organizaciones políticas tradicionales de nuestro país.

Ahí liberales y conservadores son objeto de su estudio, ya sea en sus concepciones ideológicas, doctrinarias, historiografía y desarrollo práctico en nuestra realidad local.

En ese texto, ya se evidencia la influencia del destacado filósofo Oswal Spengler en  la lectura  cíclica de la historia (circular), similar en algunos aspectos, a la concepción marxista del  determinismo histórico (lineal).

Dentro de esa misma temática, aparece Enrique Tagle con "Liberales y conservadores" y Moisés Pobrete Troncoso con "Nuestro seudo- régimen parlamentario".

Otro destacado ensayo de ese tiempo es: "Nuestra inferioridad económica" (1911-12), del político e historiador premio nacional Francisco Antonio EncinaArmanet, texto que constituye uno de los estudios más completos del Chile de principios del siglo XX, donde se hace un análisis que retoma algunos aspectos de los contenidos expresados en la obra de Nicolás Palacios,  pero centrándola principalmente, en el desarrollo económico nacional, formulando algunas posibles vías para su solución, propuestas que curiosamente, son de una total vigencia.

Este estudio, concentra el contenido de una serie de conferencias dadas por el autor, que se habían desarrollado años antes, en el marco de erigir la debida conciencia y apoyo en la opinión pública hacia la adopción, de una reforma al sistema educacional.

Así, dentro de este mismo esfuerzo desarrollado por variadas personalidades,  debemos destacar también "Observaciones para una reforma de nuestra enseñanza" de Francisco Araya Benett.

Todo este trabajo concluyó finalmente, con la aprobación en el parlamento de la Ley de Instrucción Básica Obligatoria.

Le seguirá: "El papel moneda" del destacado economista Guillermo Subercaseaux, texto donde el autor hace un análisis respecto a sistema económico entonces imperante, sus efectos en nuestro país y su incidencia en la vida cotidiana, elaborando una propuesta desarrollista en favor de mejorar las deficiencias detectadas. Defectos que inciden - a juicio del autor -, enormemente  en el estado de descontento y agitación  social.

Subercaseaux utilizó dicho estudio, como base para la confección de un programa económico, el cual fue incluido en las propuestas programáticas para la creación del primer partido nacionalista criollo la "Unión Nacionalista de Chile",  fundado en 1914 y del cual asumió su  liderazgo, hasta su  disolución y fusión con el pacto político conservador Unión Nacional, quien sufrirá la derrota por un estrecho margen de votos, de su candidato presidencial Luis Barros Borgoño, ante la marea alessandrista.

Otros significativos aportes son: "El problema industrial del cobre en Chile y sus proyecciones económicas y sociales" de Santiago Macchiavello; "Estudios de la problemática  comercial chilena e historia económica nacional" de Daniel Martner; "Problemas económicos de Chile" de Francisco Valdés Vergara;   y "La cuestión social y la legislación social en Chile" de Jorge Silva, texto que nos recuerda la importante influencia que tuvo en los sectores católicos juveniles de la época, ligados por lo demás al partido Conservador, de la encíclica social Rerum Novarum (1891) y la importante labor desarrollada en la década siguiente , por personalidades como el jesuita Francisco Vives Estévez , quien a través de la Liga Social, promovió en la juventud la acción social, conforme  a la encíclicaQuadragesimo Anno  de 1931.

Ensayos hacia los años 20`s

Posteriores son: "Chile y los chilenos" (1926) de Alberto Cabero, quien era un destacado político radical alessandrista. Estudio bastante difundido, que tuvo cuatro ediciones - la última de 1945 - , donde se hace un profundo análisis respecto a los orígenes y variadas manifestaciones de nuestro acervo cultural y su presente estado en virtudes y defectos, retomando lo desarrollado principalmente en la obra "Raza chilena", incorporando una visión respecto a los gobiernos y acontecimientos sucedidos en las dos primeras décadas del Chile del siglo XX, retomando a la vez,  la hipótesis del origen "Arauco – Gótico" expuesta por Nicolás Palacios, haciendo algunas rectificaciones en ese sentido, exponiendo una nueva hipótesis sobre la creación de la raza chilena, propuesta que no sabemos si fue retomada por algún otro autor en los años siguientes.

Este texto - no esta demás decirlo-,  agrupa una serie de contenidos abordados años anteriores, en una serie de  conferencias desarrolladas  por Cabero en Antofagasta.

En uno de sus capítulos, además Cabero hace referencia a un frustrado intento de asesinato del dirigente sindical Luis Emilio Recabarren.

Otro texto de la década del 20`,  es el destacado ensayo "Chuquicamata estado yankee" (1926) del escritor Ricardo Latcham, quien además fue en 1909 uno de los fundadores de La Sociedad Folclórica de Chile, publicando en ese período el estudio "La organización social   y las creencias religiosas de los antiguos araucanos", este autor años más adelante, en la década del 30´,  ingresará al partido Socialista de Chile, haciendo ahí, algunos textos en el ámbito de formación doctrinal .

Así llegamos a 1927, con un ensayo surgido de una serie de crónicas publicadas años anteriores en el diario El Mercurio, titulado: "La fronda aristocrática" del abogado, escritor y político ibañista  Alberto Edwards .

En ese libro Edwards, expone el origen, desarrollo y decadencia de la clase política dirigente de este país y la ascensión de las capas medias, desde la colonia hasta la primera época del dúo de los "grandes caudillos": Alessandri e Ibáñez; texto que en alguna medida, es una proyección de un anterior trabajo desarrollado sobre "La historia de los partidos políticos chilenos" de 1911.

Es necesario destacar, que a Alberto Edwards, se le debe en primer término, el rescate explícito de la figura de Estadista de Diego Portales. Personaje que sirvió en la urgencia, como icono de unidad, orden y moralidad en la labor política de gobierno, frente a los escándalos protagonizados por sectores gobernantes de la época.

Durante la década del 30

Ya a comienzos de la década del 30`, aparece "La eterna crisis chilena" de 1931 y "Cómo salir de la crisis", "Nuestro problema monetario" y "Un país al garete"todas ellas publicadas en 1932 de la pluma del  sociólogo, economista, filósofo y político Carlos Keller, textos que incidirán en la lectura histórica - económico -  social  no sólo del nacismo criollo de esa década y del cual fue un destacado cuadro directivo -, sino que será una fuente de estudio obligatoria para cualquier persona que intente abordar los defectos y vacíos generados por las políticas de gobierno en el Chile de ese tiempo.

Keller, es por lo demás bastante reflexivo y muy a menudo discrepante de las corrientes ideológicas euro céntricas en boga: materialistas, totalitarias, colonialistas, imperialistas, raciófobas (sic) y clasistas;  ya sea en su expresión demo capitalista (liberal), soviética e hitlerista; abogando por la formación de una clase dirigente, basada antes que todo, en los méritos personales ("meritocracia"), es decir una clara influencia   del ideal portaleano.

Eso queda en evidencia, en el abundante material intelectual que dejó en las hojas de la revista de formación política "Acción chilena", mas no alcanzó a desarrollar - a nuestro gusto - un mayor análisis, respecto a la validez de la hipótesis filosófica desarrollada por su maestro de la Universidad de Leipzip (1916-1921) Oswal Spengler, sobre el concepto cíclico de la historia.

Le seguirán "Contribución a la realidad" (1933) del destacado y laureado escritor  Benjamín Subercaseaux y "Nacionalismo continental" (1936), del ilustre premio nacional de literatura y periodismo don  Joaquín Edwards Bello. Texto que destacamos, por que a nuestro juicio, "cierra el círculo" referido a la realidad nacional, incentándolo en una mirada más amplia (regional y continental), que en alguna medida coincide - como el autor deja en evidencia -con la preocupación manifestada por peruano Raúl de Haya de la Torre y el argentino Manuel Ugarte en materia integración sur americana.

En Nacionalismo continental, Edwards - si bien es manifiestamente simpatizante de la Milicia Republicana, del nacismo criollo y del Aprismo peruano -, expone su crítica a las exterioridades que los hacen ser expresiones de doctrinas foráneas y artificiales que los arrastran a una incoherencia en su afán libertario, desorientando o frustrando con ello, sus propósitos emancipadores.

Otro ensayo destacado de esa década - claro que en otra esfera -, es el nacido de la pluma de Luis David Cruz Ocampo: "La intelectualización del arte", que surgió en respuesta al conocido ensayo de Ortega y Gasset " La deshumanización del arte", texto que generó una ácida polémica en España y Francia.

Luis Cruz Ocampo fue abogado, profesor universitario, asesor de la Cancillería, Ministro de Educación en dos ocasiones en la efímera "república socialista" (1932) y el primer embajador  de Chile en la Unión Soviética en 1944, en el Gobierno del radical Juan Antonio Ríos.

Comentaba el destacado dramaturgo Wilfredo Mayorga en 1970: " El profesor Cruz Ocampo rebatió a Ortega y Gasset con la tesis, el arte no está deshumanizado, sino intelectualizado. Priman sobre los elementos sensibles, los factores intelectuales. Traducido a varios idiomas europeos, ha significado una seria intervención chilena en el pensamiento europeo, y aún comparan ambos trabajos los estudiosos del pensamiento del filósofo español".

Otra publicación importante fue "Tiranía en Chile" de Carlos Vicuña Fuentes texto confeccionado en el exilio, entre los años 1928 y 1929, pero que fue publicado recién en 1938.

Ensayo donde al autor se refiere en forma crítica y desmitificadota, respecto a personajes y acontecimientos políticos desde la caída de Balmaceda, hasta finales de la década del 20´. Denunciando   la complicidad de estos con los intereses de las "clases dominantes" y la dependencia de estas con los intereses foráneos.

Pasajes interesantes de ese libro, son los relatos que retratan la fiera pugna entre los caudillos Arturo Alessandri y Carlos Ibáñez, así como   también las matanzas de trabajadores y estudiantes que se han dado trágicamente cada cierto tiempo en nuestra historia.

Nota final a modo de conclusión

Como primera idea que se nos viene a la cabeza, al revisar toda esta producción ensayística, nos permitimos destacar la evolución de la búsqueda   respecto a los orígenes de los elementos que conforman nuestra identidad y su expresión espiritual y material.

En ese contexto, se partió con la materialidad de la posibilidad de establecer un prototipo racial de la figura del mestizo, en nuestro caso particular la "raza chilena", para luego evolucionar a su forma idiosincrásica "el alma de la raza" o el "ser nacional" con sus defectos y virtudes; para finalmente en la década del 30` establecer un patrón ideal de las conductas virtuosas que posee el chileno y las deseables a las que se espera que adquiera e   internalice, expresado en el "ideal de chilenidad" o "concepto de chilenidad" ¿Cuánto de ello es verdad? ¿Cuánto de ello es una ficción? Eso está sujeto en un constante análisis.

Cada pueblo crea una visión ideal de sí mismo.

Por otro lado, el problema de cómo integrar esa visión local, en el ámbito positivo, en una realidad regional y continental; y saber hasta qué punto debemos apelar a  paradigmas generados en otras realidades, los que por su aplicación sin mayor reflexión, en su forma y fondo, han contribuido con sus taras a trastocar los ideales nacionales, sociales y libertarios.

 

Publicado el 03-09-2007

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License