Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

La vigencia del Nacionalismo

Por Misael Galleguillos V.


En el análisis político nacional realizado por los medios de comunicación:  radio, prensa y televisión, se hace poca o ninguna referencia al nacionalismo.

Parece ser que los reporteros políticos no conocen el ámbito del nacionalismo y prefieren las caricaturas que crean los grupos de influencia y poder, dominados por los partidos políticos y los intereses de los dueños del dinero.

El nacionalismo realiza actos permanentes:  da conferencias, realiza actos públicos, reparte panfletos, tiene publicaciones y sitios en Internet, que  son considerados sólo por este medio de comunicación.

Los medios de comunicación prefieren sumar grupos y personas que expresan una condena al régimen militar y que no tienen una formación política responsable, una doctrina coherente, no hacen proposiciones sobre la forma de convivencia,  ni propuestas de solución a los problemas que afectan a los chilenos.

No es el caso de las personas y grupos que se adscriben al Movimiento de Convergencia Nacional, que ha preferido su consolidación como fuerza que  entrar a un activismo sin sentido.

Aquí no se habla ni se promueven  las tribus urbanas que son alentados por los  evolucionistas que influyen en la Concertación y en la Alianza.  Evolucionistas que no hablan de sus ideas y antivalores, pero que forman parte de los que no creen en la patria ni en la nacionalidad.

El nacionalismo es una escuela de pensamiento que se proyecta a todas las ramas de la cultura y a los grandes problemas de la convivencia proponiendo su forma de gobierno y su forma económica, libre, solidaria y que pone el acento en la producción, la participación y la justicia social.

Ya lo hemos dicho “ la mejor forma de distribución de los ingresos son los salarios que se pagan a los trabajadores y la oportuna cancelación de los compromisos de las grandes empresas  con los medianos y pequeños productores”, sin prejuicio de la aplicación de políticas públicas que quieran enfrentar estos problemas con las atribuciones y competencias del sistema de autoridad.

En ello tiene una primera responsabilidad la clase política, entendida como el conjunto de personas que manejan los partidos, corporaciones y el gobierno.

El poder económico maneja el poder social y el poder político.  Todo lo reducen a negocios donde ellos ganan los mayores intereses.

Quizá la propuesta del Ministro del Trabajo con su proposición de negociación colectiva entre empresarios y sindicatos tenga un gran valor para nosotros.

Creemos en los sindicatos como organismos naturales en la función social de la economía.  Son los representantes de la soberanía social que emana de los hombres y mujeres que participan en la función económica nacional que genera los bienes y servicios que requiere una sana convivencia.

Los sindicatos son organismos autónomos con forma de gobierno a su interior que deben participar en la fijación de los salarios y en mejorar las condiciones de trabajo, sobre todo en el ámbito de la seguridad social para los trabajadores.  Son libres autónomos y están llamados a la participación al interior de las empresas y en la participación de la forma de integración social que determine el sistema institucional.

El neoliberalismo define como corporativista a los organismos en que participan trabajadores, empresarios y gobierno.  Por eso se oponen a la creación de un Consejo Económico Social que ya tuvo existencia en Chile.

Los neoliberales no le permitieron ser parte de la Nueva Institucionalidad cuando se elaboró la constitución de 1980, que rige con pequeñas modificaciones y con cambios de firmas que no tienen sentido para la eficacia en la búsqueda del bien común.

Esto que ocurre en el ámbito nacional ocurre a nivel provincial y comunal.

La comuna es más representante de la vida social que de la vida política.

Es más bien un encuentro entre lo social y lo político.

Sin embargo se transforman en entidades cuya única autoridad es el Alcalde, con poca fiscalización y sin participación  social verdadera.

De los problemas sociales que ocurren en la comuna surgen precandidatos a Concejales, que como independientes tienen escasas posibilidad de ser elegidos, y aunque fueren elegidos se dan cuenta que el Concejo tiene escasas atribuciones, lo mismo que las Corporaciones de Desarrollo Comunal.

Una fuerza política necesita de ideas políticas que contengan principios éticos y formas de ejercer el poder político, social, económico y cultura, es decir, ser un movimiento nacional con raigambre en las personas y los grupos que hacen posible la vida en comunidad.

La ruptura entre lo político y lo social es casi completa, lo que explica que la mitad de los chilenos que tienen los requisitos que demanda la ley no participan del sistema electoral de partidos, sobre todo en el sector juvenil.

Un error histórico del gobierno militar fue la restauración del régimen de partidos impulsado por el neoliberalismo que buscó una alianza con las fuerzas opositoras, hoy reunidas en la Concertación.

De modo que el nacionalismo sabe lo que ocurre, pero serán las personas y los grupos sociales quienes deberán generar un movimiento renovador y místico que lleve a los chilenos a tener esperanza en mejorar su situación frente al internacionalismo que prima en las fuerzas políticas que conforman la clase política chilena.

En esa misión está y estará el nacionalismo.  Sólo que hay que perseverar y perfeccionar ideas y propuestas. Por eso reiteramos nuestra voluntad de servir a Chile y a su pueblo.

Alerta Austral, Chilenazo, el Movimiento Nacional Sindicalista y los organismos de carácter social y patriótico que convergen al MCN seguiremos en nuestro esfuerzo, hasta impactar a la sociedad y romper el muro de aislamiento creado por los medios de comunicación al nacionalismo.

Detrás de cada persona con sentido social y patriótico hay un nacionalista.

Detrás de un nacionalista hay un patriota, un rebelde que busca la libertad, la dignidad, la justicia, la participación y la grandeza de la patria.

La creación de núcleos en las comunas y en las provincias será el inicio del renacer de Chile como nación forjadora de su propio destino en lo universal.

 ¡LA PATRIA AL PODER!

 

Publicado el 03-09-2007

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License