Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

La crisis de la política

Por Misael Galleguillos V.


El nacionalismo ha proclamado que la naturaleza de su accionar en la nación y los organismos que contribuyen a la realización de sus fines, es decir, las escuelas, los sindicatos, las iglesias, los ejércitos y las familias, son los objetivos a los cuales dedica todo su esfuerzo.

Con ello se logra el apoyo social que genera el poder social para equilibrar la acción del Estado, que nace para resolver los conflictos que se generan en la convivencia y que debe contribuir a la realización de los fines de la nación.

La nación genera una cultura a través de la convivencia organizada de su pueblo, pues todos los chilenos podemos ser parte de las comunidades que conforman la nación: Universidades y Escuelas, Sindicatos y Empresas, Fe e Iglesias, Defensa y Fuerzas Armadas con base en la familia como pilar fundamental de la sociedad chilena.

A esto se oponen los evolucionistas de todos los pelajes negando la nacionalidad, desvirtuando la educación y poniendo a las empresas extranjeras por sobre las nacionales y nuestra fuerza de trabajo (neoliberalismo), atacando a la Iglesia y a las Fuerzas Armadas que interfirieron el objetivo estratégico de establecer un Gobierno Marxista Leninista en Chile el año 1973.

El Socialismo Marxista Leninista ha muerto y hoy sus hombres se agrupan en el evolucionismo que enriquece a sus seguidores otorgándoles poder político y económico. Entonces aparece el aborto, la eutanasia y las drogas.

En Chile se actuó contra el pueblo y se realizaron políticas que destruyeron la convivencia. Pero los valores de la nacionalidad estuvieron presentes y afloraron en aquella ocasión. Cuando también se tienen principios políticos que evitan la anarquía se generan las condiciones para alcanzar fuerza política y de allí el poder político.

Para ello hay que dar de sí hasta el cansancio, para permitir la formación de los nacionalistas e independientes, lo que se traduce en proselitismo permanente y difusión de nuestras doctrinas y creencias.

Convergencia Nacional es una esperanza y una solución para Chile. Por eso nació con el apoyo de generaciones anteriores y con el apoyo de la juventud. Luego es un centro aglutinador capaz de articular un gran movimiento nacional para construir una nueva república y superar los viejos planteamientos de las izquierdas y los abuso de los mercaderes de los países ricos.

Los chilenos esperan un movimiento como el nuestro o serán servidumbre de otros pueblos con mano de obra barata y miseria generalizada hasta destruir este pueblo que tiene la mayor cultura de todo Iberoamérica.

De sur a norte se comienza a hablar de la convivencia por la acción de sus organismos concurrentes: Alerta Austral, Corporación de Estudios Chilenazo, Editorial Antártica y el Movimiento Nacional Sindicalista.

Ya hemos cumplido un año y vemos las cosas con mejor perspectiva.

Sigamos adelante y apoyemos los actos de cada componente y de otros grupos afines para alcanzar apoyo social y crear el poder social que se requiere para ser fuerza política.

Los instantes de derrumbe institucional no se producen sin no hay alternativas.

Trivelli y Fernando Flores, son tazas de retención de la disolución de la concertación.

Es el momento del nacionalismo y no debemos bajar nuestras banderas.

Elevemos nuestros emblemas al viento para crear La Patria de los Valores Eternos donde primen la libertad, la dignidad y la justicia, y la forma de gobierno contenga la participación social plena como elemento de integración de las personas y las instituciones a las decisiones de la autoridad del Estado.

 

Publicado el 06-08-2007

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License