Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

La Sociedad Folclórica de Chile

Por Juan Bragassi Hurtado


Hacia 1900, se aprecia un creciente cuestionamiento de los conceptos tradicionales, que orientaron y modelaron el funcionamiento interno de nuestro país.

Ello fue encabezado por un movimiento generacional, que reaccionó frente a los paradigmas oficiales afrancesados, adoptados con mayor o menor énfasis, por las variadas administraciones, que siguieron al período de la independencia nacional.

Dichos modelos, eran percibidos como artificiales y ajenos a nuestra realidad; así también, inútiles como solución a las necesidades de nuestro pueblo.

Esto motivó en ellos, la búsqueda de los elementos que conforman nuestra identidad colectiva, explorando paralelamente, en la obra de personalidades, que demostraron un similar interés en décadas anteriores.

Alguno de ellos fueron: Diego Barros Arana, José Victorino Lastarria, José Joaquín Vallejos (Jotabeche), Juan Francisco González, Benjamín Vicuña Mackenna y Nicolás Palacios.

Es así que hacia 1910, lo nacional adquiere una particular importancia, siendo encabezada dicha inquietud, por lo que hoy se conoce como: La Generación Centenario o de Mil Novecientos Diez.

Sin embargo, ello no se limitó a un interés nostálgico del pasado histórico o la representación de escenarios campestres y el registro de escenas costumbristas, sino que ello también se extendió, a su propio contexto y a las variadas manifestaciones del quehacer humano,  contribuyendo con su influencia, al desarrollo de la economía, la política, la cultura y la sociedad nacional por varias décadas más.

En lo cultural, punto importante pero bastante desconocido, fue la creación, en la ciudad de Santiago, de la “Sociedad Folclórica de Chile”.

Dicha agrupación, fue creada en la ciudad de Santiago, el 18 de julio de 1909.

La importancia de esta agrupación, radica en ser la primera entidad formal, que se dedicó oficialmente, a la labor del rescate, estudio y promoción de nuestras tradiciones.

Ella fue integrada por destacadas personalidades, que  pese a estar  ideológicamente distantes, trabajaron al alero de un mismo interés.

La Sociedad Folclórica de Chile, fue presidida por don Rodolfo Lena y tuvo como integrantes a don Benjamín Vicuña Mackenna - quien fue su primer director -, don Antonio Orrego Luco y don Ricardo Latcham.

Ellos siguieron la proposición investigativa del inglés William Thons, quien distinguió dos manifestaciones del folclor: las materiales y las inmateriales.

Dicho sistema básico de clasificación, fue utilizado en la labor de búsqueda, recolección, atesoramiento, estudio y promoción de las distintas manifestaciones de la cultura nacional.

De esta entidad, y pese a los esfuerzos desplegados, no hemos podido obtener mayores antecedentes referidos a su trayectoria.

Sin embargo, algunos estudios que hacen referencia sobre esta agrupación, coinciden en destacar su labor dentro de lo que le correspondió al registro, de las variadas manifestaciones de la cueca chilena.

Antecedentes que fueron sumados a otros estudios, que a fines de los años 70`s, hicieron que la cueca fuese reconocida oficialmente, como nuestro baile nacional.

 

Publicado el 01-05-2007

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License