Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Indultos Presidenciales: ¿Es aún vigente aplicarlos?

Por Hans Fiebig


Desde que Chile es Chile ha sido poder del ejecutivo el beneficio de otorgar indulto. Éste siempre fue utilizado en los casos de clemencia ante aquellos delincuentes sentenciados a pena de muerte, donde muchas ejecuciones –salvo en casos de crímenes demasiado brutales- fueron suspendidas tras la aplicación del indulto presidencial. 

Posteriormente, en los años ’90, la ciudadanía queda consternada tras la aplicación del indulto -por parte del presidente Aylwin- a tres ciudadanos peruanos condenados a la pena capital, por haber secuestrado, violado y asesinado a una pareja de jóvenes a los que, incluso, les obligaron a cavar su propia tumba. 

Pasaron los años y fue abolida la pena de muerte, con amarras a cuanto tratado internacional era posible, con lo que ahora no se puede volver a restituirla. Pero ¿si ya no hay pena de muerte por que sigue existiendo el indulto? En democracia, la separación de los poderes del estado debe funcionar, no obstante en nuestra desequilibrada realidad eso no sucedió. 

Fueron indultados todos aquellos que argumentaron motivos políticos, como los que procesados por delitos de terrorismo fueron liberados rápidamente, como una burla de revancha por los tiempos vividos en el Gobierno Militar. Muchos de los procesados no tenían experiencia laboral, salvo tomar las armas por “el pueblo”. Pasaron de ex terroristas a cometer delitos comunes de gran connotación social, como el caso del asalto al banco Security donde fue asesinado un cabo de Carabineros y donde, entre los malhechores, figuraba el ex terrorista e indultado, Juan Aliste Vera, actualmente en proceso judicial. 

Pero el indulto no termina ahí. Mientras ex terroristas y traficantes eran indultados, ex militares condenados, que se encontraban con enfermedades terminales, no recibieron la clemencia para ir a morir a sus hogares. 

El pasado mes de Julio, tras meses de presión mediática, finalmente el presidente Sebastián Piñera se pronunció respecto a las propuestas de Indulto Bicentenario, agitadas desde los tiempos de campaña y también pronunciadas por la Iglesia Católica. 

Se generó mucha expectativa por parte de quienes participaron activamente en el Gobierno Militar quienes, en la reunión del Circulo Español del pasado 10 de Noviembre 2009, esperaban la materialización de propuestas presentadas ante los militares en retiro. 

Pero para sorpresa de los más ingenuos, los que creyeron en el aquél entonces candidato presidencial, no solo les desconoció, sino que además se les apartó de cualquiera posibilidad de indulto. Chile, en los últimos 20 años, ha firmado tanto convenio internacional, que era completamente poco viable salvar de la prisión a aquellos militares que tanto comandaron hechos de sangre, como así los que simplemente siguieron órdenes con el riesgo de ser sancionados con las más altas penas del infierno. 

El gran error del Presidente, no es defender los derechos humanos, sino que negar el derecho sin siquiera revisar, caso a caso, los requerimientos de indulto, ya que ante la ley todos tienen derecho a solicitarlo y se les debe revisar su presentación. Piñera ha prejuiciado el beneficio a indulto y de paso ha defraudado a todos los militares en retiro que votaron por él, y deberá presentar alguna propuesta para cumplir con sus promesas de campaña. Mientras tanto eso ocurre, el poder del indulto debe acabar para evitar que siga siendo mal utilizado y se respete la separación de los poderes del estado.

 

Publicado el 01-08-2010

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License