Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

2007: El Año del Nacionalismo. ¡A fortalecer el MCN!

Por Eduardo Valenzuela González


El 2006 ha dejado una serie de acontecimientos relevantes para el país y que refuerzan la necesidad de construir desde la base social y sus organizaciones una real alternativa para el pueblo chileno, patriótica, popular y que materialice las grandes aspiraciones de nuestros compatriotas.  Esa no es otra que el Nacionalismo.

Haciendo un breve repaso de los hitos que marcaron la agenda política del país, nos encontramos que en mayo irrumpen los estudiantes secundarios con sendos paros y manifestaciones en donde miles de jóvenes se revelaron contra el sistema educacional, el que ha creado grandes desigualdades sociales, pues el dinero y no la capacidad determina el grado de éxito escolar, generando un círculo vicioso perverso para los compatriotas más pobres.  Al principio, los partidos se mostraron espectantes, ya que esa demostración de fuerza social, chocó de frente con sus aspiraciones de control político y mediático de los cuerpos sociales. Luego, los estrategas de derechas e izquierdas no encontraron nada mejor que mutuos reproches, aunque, en el fondo, ambos son responsables y promotores del modelo económico que crea estos males sociales. Al final, con groseras intervenciones y promesas de cambios, el gobierno logró controlar el movimiento estudiantil, pero la Revolución de los Pingüinos será recordada como la primera manifestación, desde la recuperación de la carcomida democracia,  que surgió desde las bases y que indicó un nuevo y potente camino para luchar por los derechos de las organizaciones sociales, ajena a la infiltración de los partidos políticos.

En septiembre se hace público algo que todos los que detentan el poder saben y que cínicamente callaron durante años, esto es el traspaso de fondos públicos para campañas políticas y el dinero como garante de éxito electoral. Lo de Chile Deportes es sólo la punta del iceberg, y como era predecible, funcionarios menores están siendo procesados y los responsables políticos del “alto mando del gobierno” se lavan cobardemente las manos. Y como era de esperar los neoliberales de la UDI y Renovación Nacional, socios estratégicos de la Concertación para mantener el sistema de dominación, sacaron la voz para criticar estos “abominables actos de corrupción”, como indicó uno de sus jerarcas. Resultó patético ver a Girardi, con voz culposa defenderse con legulelladas de poca monta respecto de las facturas fantasmas. Lo anterior significó para el “patricio” del PPD la destrucción de su carrera política. Por otro lado,  las triquiñuelas también afectaron a magnates de la derecha; y el dueto Piñera-LiLy Pérez, juraron compungidos inocencia por las facturas recibidas por una empresa fantasma, la misma de Girardi. Qué curiosa coincidencia ¿no?.

En diciembre, la muerte del General Pinochet nuevamente nos recordó que su figura no hace otra cosa que dividir al pueblo. Fueron miles de sus silenciosos adherentes, que dejando de lado el pudor ante los delitos financieros y de derechos humanos por los que estaba siendo procesado el longevo militar, coparon La Escuela Militar, donde sus restos mortales estaban siendo velados. Se constata el viejo adagio que “no hay muerto malo”.

En el lado opuesto, miles de opositores en un verdadero festín celebrando su muerte, manifiestan que la fractura social que dejaron los 17 años de gobierno, no será superada en la corto plazo. Más allá del juicio histórico, lo realmente relevante es que el General sentó las bases institucionales del modelo Neoliberal, que entre otras cosas debilitó el necesario papel del Estado, redujo al mínimo la participación social en los temas públicos, privatizó la salud y la previsión con cuestionables resultados, e instauró el poder del dinero y la especulación financiera como soporte del desarrollo económico del país. La Concertación, por su parte, ha administrado con lealtad absoluta la obra de Pinochet, por lo que resulta una ironía escuchar las altisonantes y poco creíbles discusiones entre la derecha y el gobierno. Curioso resulta que algunos autodenominados “Nacionalistas” sean furibundos partidarios del General, lo que manifiesta la tremenda confusión existente al respecto.

Por ello, los acontecimientos más relevantes del 2006 no hacen reforzar la alternativa Nacionalista. En todos los casos aparece la conspiración de los partidos con una institucionalidad creada por y para ellos. El sistema económico los ha beneficiado, ya que genera la necesaria reserva de pobres y reivindicaciones sociales para prometerles lo que no pueden cumplir. El modelo electoral binominal impide la participación real de movimientos y partidos emergentes. El poder incontrarrestable del dinero en la acción política impide una verdadera independencia y transparencia con los electores. Es el paraíso terrenal del que goza esta casta privilegiada, no importando el color político que digan representar.

 Como reacción patriótica, la gesta histórica de fundar en febrero pasado el Movimiento de Convergencia Nacional (MCN), instrumento político, social y cultural Nacionalista, se debe consolidar el 2007 y darse a conocer en todos los ámbitos. La difusión será la gran tarea de MCN para el día de mañana ser la verdadera alternativa de poder para todos los habitantes de nuestro país, sin exclusión alguna, para unir a la Gran Familia Chilena, y superar al partidismo político que sólo busca la división del pueblo y así, divididos, gobernar sin contrapeso al país. La alternativa Nacionalista existe y los patriotas ya tienen su lugar en la trinchera por una patria justa para cada uno de sus hijos.

El 2007 debe ser el año del Nacionalismo, dejando de lado la melancolía y espíritu de secta; los coqueteos erráticos con la Derecha, la apatía y los complejos. Llegó el momento de actuar, de copar las calles y hacerse sentir como alternativa real de poder. Por ello, es un deber apoyar al Movimiento de Convergencia Nacional, única expresión Nacionalista que nada tiene que ver ni con la Concertación, ni con la Derecha, tampoco con el Pinochetismo. No se debe seguir el juego de quienes nos han dividido durante tantos años, rojos o blancos fomentan lo mismo: odiosidades entre los chilenos y así es imposible progresar.

MCN comenzó su etapa de incorporación de militantes, los que tendrán una importancia vital, sin importar el pasado político, serán recibidos todos los chilenos que buscan la unidad del país, su crecimiento con justicia social y hacer de la chilenidad un estilo de vida, en donde el honor y la lealtad por la patria y su pueblo sean un código intransable. A levantar de una vez por todas las banderas y los corazones para reencontrarnos con un destino común y una hermosa esperanza:  que la alegría y la dignidad de cada hijo de esta tierra bendita se haga realidad y no sólo aspiración, pues de promesas Chile está cansado.

 

Publicado el 01-01-2007

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License