Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

La Creación de la Sociedad Tipográfica de Valparaíso

Por Juan Bragassi Hurtado


A Manuel Rivadeneira, inmigrante español, avecindado en forma transitoria en  esta ciudad puerto, le cabe un papel destacado en el desarrollo de nuestra imprenta tipográfica. Gracias a él, Valparaíso adquiere un prestigio internacional como centro editor. Todo ello gracias a la encomienda dada al impresor García del Río en la publicación de la revista del “Museo de Ambas Américas”.

Un destacado título publicado por esta imprenta es “Principios de Derecho Internacional”, de don Andrés Bello, Alberdi, Frías y Mitre,  de 1855. Del mismo modo, aparecieron multitud de opúsculos que se referían a cuestiones de la política interna de los países vecinos. 

Otras recordadas imprentas, fundadas en ese período son: la Imprenta Patriótica, en 1845; la Imprenta Europa, en 1847; la Litografía Barrera, en 1843; en 1851, la Imprenta de Juan Carlos Gómez; la Litografía Lebas, en 1854 y más tarde, la Imprenta Mecánica y Litográfica. 

“(…) Nos dará una idea del progreso de la industria tipográfica en Valparaíso, el siguiente dato estadístico, que nunca se ha recordado. Según el censo oficial de 1854, teníamos aquí entonces setenta y siete personas con la profesión de tipógrafo, y que trabajaban en el ramo; al paso que en Santiago el número apenas era sobrepasado por cinco personas más. En Valparaíso había diez litógrafos, y en Santiago, ninguno. Tal era la situación en 1854.” (Hernández, Roberto; “Los primeros pasos del arte tipográfico en Chile…”; Sociedad Tipográfica de Valparaíso; Imprenta Victoria; Mayo de 1930; pág. 14) 

En ese mismo año – 1854 -, la imprenta editorial de don Santos Tornero publicó el primer libro de Benjamín Vicuña Mackenna, titulado: “Estudios sobre la Agricultura Europea. Carta dirigida al señor don Rafael Larraín por Benjamín Vicuña Mackenna, alumno del Real Colegio de Agricultura de Cirencester en Inglaterra”. Este trabajo, es un volumen en octavilla (de 138 páginas) con láminas y que hoy constituye una reliquia bibliográfica, un verdadero tesoro para los coleccionistas.

 Benjamín Vicuña Mackenna

Benjamín Vicuña Mackenna

 

Vicuña Mackenna fue  un prolífico escritor, se cuentan alrededor de cien libros publicados. La mayor parte de sus libros de primer tiempo, se editaron en Valparaíso, como los famosos volúmenes de la “Historia de Santiago”. Sin embargo, en los últimos años de su vida, Vicuña Mackenna, actuó como editor con Rafael Jover, dueño de la Imprenta “Cervantes”, quien lo popularizó tanto en Chile como en el extranjero. 

Por otro lado, debemos recordar que don Benjamín Vicuña Mackenna era hijo de don Félix Vicuña, dueño de la Imprenta del Comercio de Valparaíso, por lo cual, además de conocer el oficio de tipógrafo, no era  un personaje desconocido en las imprentas de Valparaíso y Santiago.  Sobre el particular, anotaba don Roberto Hernández  lo siguiente: “(…) Como tenía el don de estar a la vez en todas partes, y de hacerlo todo a la vez, casi siempre llevaba él mismo los originales y él mismo iba a buscar sus pruebas. Los manuscritos eran formidables; se hizo proverbial su mala letra, caligrafía única, especie de escritura taquigráfica de pequeños puntos rayas y curvas. Y, a pesar de las desesperaciones que les causaba, los tipógrafos lo querían entrañablemente. Era su gremio favorito, y ellos le devolvían ampliamente su predilección. En algunas imprentas hubo cajistas destinados especialmente a componer originales de don Benjamín Vicuña Mackenna; y estaban, al fin, tan habituados a sus jeroglíficos, que no ponían en ellos más errores que si les diese un trozo impreso”. (Hernández, Roberto; “Los primeros pasos del arte tipográfico en Chile…”; Sociedad Tipográfica de Valparaíso; Imprenta Victoria; Mayo de 1930; pág. 14). 

Otro destacado autor literario, que se desempeñó en el oficio de tipógrafo, fue  Román Vial, autor del Libro “Costumbres Chilenas”. Este libro fue dedicado, por su autor, a Benjamín Vicuña Mackenna. Ambos escritores se habían conocido en su juventud, cuando uno se iniciaba en la literatura y el otro era un aprendiz de tipógrafo. 

Román Vial, va a estar íntimamente ligado a la historia de la “Sociedad Tipográfica de Valparaíso”. 

Todo se inicia, cuando el 18 de Septiembre de 1853, un pequeño grupo de profesionales daban, en Santiago, los primeros pasos para constituir una Sociedad Tipográfica. Román Vial, por ese tiempo se había incorporado como tipógrafo a la Imprenta de “El Mercurio”. Escribió un artículo en “La Gaceta de Comercio” para manifestar su interés en que, dicha acción, se pudiese repetir en Valparaíso, transformándose con el tiempo en su principal impulsor. 

Dicha iniciativa, finalmente vino a concretarse el 6 de mayo de 1855,  un año y medio después que en Santiago, siendo este escritor y tipógrafo el alma de los primeros trabajos de esta sociedad, pues, fue él quien redactó sus primeros estatutos, ocupando el cargo de Secretario.  

Debemos destacar que la creación de la Sociedad Tipográfica de Valparaíso, se da dentro de un contexto de reciente conflicto interno en el país, que había desembocado en una guerra civil entre los sectores liberales y conservadores. Victoriosos estos últimos, promulgaron una serie de normas que formalizaron, y en alguna medida restringieron, la formación y funcionamiento de estas sociedades mutuales. Con posterioridad a esta guerra civil, decidida en la batalla de Lircay, estas asociaciones experimentaron un mayor desarrollo. 

Román Vial pasó, en 1858, del taller tipográfico de “La Gaceta de Comercio” a la crónica de “El Diario”. Órgano fundado, en Valparaíso, por Juan Carlos Gómez. Al año siguiente; Román Vial se desempeña en el diario “El Mercurio de Valparaíso”, donde trabajó  por cuarenta años, falleciendo el 1° de mayo de 1896.

En la época en que el señor Vial llegó a trabajar a “El Mercurio”, figuraba como dueño don Julio Bertein, personalidad que es más conocida en la actualidad por haber sido un acaudalado industrial que impulsó el desarrollo de la refinería de azúcar en la entonces joven ciudad de Viña del Mar. 

Según el relato de Roberto Hernández: “(…) Como de costumbre, según se refiere, asistió a su oficina de redacción y distribuyó a los cajistas las carillas de la primera crónica del día. Por la noche, después de un breve paseo por el Puerto y otra vez en la faena, leía un diario de la tarde, cuando le acometió un violento ataque en angina.” De ahí el siguiente dato curioso que registra: “ (…) El público pudo leer al lado de la noticia del súbito fallecimiento de Román Vial, los últimos sueltos que éste mismo había escrito en su mesa de trabajo, para la labor diaria, arrojada a ese abismo destinado a no colmarse nunca que es la prensa”. 

Otra coincidencia curiosa, sigue a continuación del relato: “(…) con la sepultación de los restos de Román Vial, se inició el cumplimiento de un decreto expedido por el Primer Alcalde don José Toma Ramos, que reglamentaba el recorrido de los acompañamientos fúnebres paro no obstruir el tránsito. Ese decreto tiene la fecha 1º de Mayo de 1896, y Román Vial lo había estado pidiendo en la víspera, desde la crónica de su diario”. 

A continuación destaca Roberto Hernández: “(…) Entre las coronas que se vieron entonces en el féretro de Román Vial, figuraba una que decía: “La Sociedad Tipográfica de Valparaíso”. (Hernández, Roberto; “Los primeros pasos del arte tipográfico en Chile…”; Sociedad Tipográfica de Valparaíso; Imprenta Victoria; Mayo de 1930; pág.14). 

Otras destacadas personalidades que registra el trabajo realizado por don Roberto Hernández son: Santiago Toro, antiguo tipógrafo de “El Mercurio”, quien impulsó la minería en la región de  Atacama, Eloy T. Caviedes, Nemesio Marambio y Tomás Julio González. Todos ellos tuvieron una destacada participación en las columnas de la prensa porteña. En Santiago, habría que citar a Fanor Velasco, José Santos Valenzuela y Jacinto Núñez. 

Así mismo, el autor destaca, para la celebración del 55° aniversario de la creación de la Sociedad Tipográfica de Valparaíso a tres figuras contemporáneas: don Miguel Luís Amunategui, don Máximo Lira y don Hermógenes Pérez de Arce.

 

Publicado el 01-06-2010

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License