Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

La Primera Imprenta Tipográfica en Valparaíso

Por Juan Bragassi Hurtado


La llegada de la imprenta tipográfica a Chile, se hizo en forma tardía, en comparación con el resto de la América hispana, y ello se dio en el contexto de la primera etapa de la independencia de nuestro país. Período denominado, por nuestra historiografía nacional, como de “La Patria Vieja”. 

La primera imprenta llega a Chile, por encargo oficial del gobierno encabezado por don José Miguel Carrera, desde Estados Unidos, a través del puerto de Valparaíso y se establece en un local de Santiago de la Real Universidad de San Fernando, teniendo como primer producto, la publicación del primer periódico nacional “La Aurora de Chile”. Los primeros manipuladores  de esta imprenta, fueron tres norteamericanos, provenientes de Boston. Después pasaron a manos connacionales – alguno de ellos, con experiencia previa en el tema -, los que, posteriormente, tuvieron un papel importante en el desarrollo de esta actividad. 

En consideración a estos antecedentes, podemos afirmar que Valparaíso, hasta casi mediados del siglo XIX, sólo tuvo una relación accidental con el tema de la imprenta, ya que no se contaba con ningún establecimiento tipográfico formal, como consta en la anecdótica nota, presente en el Diario de la viajera inglesa Maria Graham, correspondiente al 3 de Enero de 1823: “Hoy armé la prensa litográfica, en la carpa de Lord Cochrane, para imprimir la siguiente proclama a los chilenos que espero tener lista mañana. Mr. Cochrane que conoce el manejo de la prensa mejor que nosotros, se ha ofrecido para ayudarnos a sacar las reproducciones.” 

Pedro Felix Vicuña

Pedro Félix Vicuña

Dos días después, el Diario escrito en Quintero anota: “Trasladamos la prensa litográfica a mi carpa, donde podemos trabajar con más libertad a cualquier hora, sin interrumpir ocupaciones ajenas y sin que tampoco nos interrumpan. El trabajo habría marchado a las mil maravillas, si no fuera que la tinta enviada por los fabricantes de prensas para la exportación es tan mala, que nos vemos obligados a renovar la escritura en la piedra con mucha frecuencia; de modo que en igualdad de tiempo podríamos haber hecho a pluma el mismo número de copias”. (Hernández, Roberto; “Camilo Henríquez y la publicación de la Aurora de Chile”;  “La Unión” de Valparaíso, 13 de febrero de 1924). 

Con el establecimiento, en Valparaíso, de Don Pedro Félix Vicuña (padre de Don Benjamín Vicuña Mackenna), comienza la historia de la imprenta en nuestra ciudad puerto. 

 En efecto, cuando llega a Valparaíso en 1825, trajo consigo una imprenta pequeña, pero de mayor categoría en sus componentes que sus predecesoras. Por esos años, la ciudad de Valparaíso ha alcanzado un gran progreso, empezando a dejar de ser el modesto villorrio que, en el año de la independencia, no llegaba a cinco mil habitantes. El Gobernador Local José Ignacio Zenteno, menciona la presencia de  31 casas de comercio por mayor, fuera de los establecimientos de menudeo; cafés, fondas, billares y posadas; cuatro fábricas de salar carnes; el arsenal, etc. 

La imprenta de don Pedro Félix Vicuña reunía, aunque en pequeño, todos los elementos de un taller tipográfico. En su montaje, conocido y usual, no tardaría en ensayarse debidamente, el hecho de la entrada, a Valparaíso, de la corbeta “Chacabuco” (26 de enero de 1825). Quien fue portadora de la gran importante noticia de la victoria de Ayacucho, obtenida el 9 de diciembre del año anterior. Sin pérdida de tiempo, don Pedro Félix Vicuña, que era entonces un joven de veinte años, alistó la imprenta y compuso el Boletín que anunció a los porteños la noticia. 

De ese mismo año, 1825, se conoce otra hoja que tiene como pie “Imprenta del Comercio, Valparaíso”, y cuyo título dice en la portada: “Manifiesto del sargento mayor don Estanislao Martínez, con motivo de su destierro por Bolívar”, quien había sido acusado de traer ordenes de asesinar a  éste prócer de la independencia un año antes.

 Ejemplar del Mercurio de Valparaiso 

Primer Ejemplar del Mercurio de Valparaiso 

El opúsculo principal de ese tiempo, contaba de 5 páginas y era el “Manifiesto a los pueblos sobre las razones que movieron, a los vecinos de Valparaíso, para los sucesos del 30 de Septiembre de 1825. Por don José Silvestre Lazo” (ardoroso federalista, diputado de Valparaíso). 

Sólo un año más tarde, el 3 de octubre de 1826,  Valparaíso tuvo su primer periódico: “El Telégrafo Mercantil y Político”. Su fundador, redactor y cajista  fue el mismo Pedro Félix Vicuña, quien además se desempeñará como publicista y colaborador de otras publicaciones periodísticas. Vicuña, años más tarde, realizará una exitosa carrera política, como diputado y senador del Partido Liberal. 

“El Telégrafo Mercantil y Político” era una simple cuartilla de papel, del que alcanzaron a salir a circulación 89 números, al precio de medio real. Servía de regente, en esta modesta hoja, don Ignacio Silva, personaje que por ese tiempo era un simple empleado de aduana. 

También debemos destacar a José Escobar, de quien se cuenta que era un individuo muy diestro, que aprendió, además de leer,  a ordenar lo “tipos” para su impresión sobre papel. José Escobar, es uno de los primeros tipógrafos que cultivó este arte como su oficio en Valparaíso. Trabajó para el “Mercurio de Valparaíso”, como tipógrafo, desde su primer número. Tuvo un hijo del mismo nombre, quien también desarrolló el mismo oficio luego de haber participado en la batalla de Lircay por el bando liberal (pipiolo). 

Después del “Telégrafo Mercantil y Político”, el 14 de Abril de 1827, apareció otra hoja: “El Observador de Valparaíso”. Periódico de efímera vida, inspirado y dirigido por don Diego Portales. También participará como redactor junto a Gaspar Candamo en el periódico “El Vigía”. 

“En 1828 – Portales – estruja su escuálida  bolsa para financiar El Vigía, que sale en Valparaíso. En Santiago colabora con las satíricas columnas de El Hambriento, como antes lo había hecho en El Araucano.” (Campos Menéndez, Enrique; “Tríptico portaleano”; Presencia de Portales; varios autores; Editorial Nacional Gabriela Mistral Ltda. Primera Edición, 1974, página 30). 

 Diario El Hambriento

Ejemplar del “El Hambriento” 

Según Vicuña Mackenna, Portales habría comprado en $ 2.400.00 la imprenta de don Pedro Félix Vicuña. Esta afirmación contrasta con el hecho de que Vicuña aparece, en Agosto de 1827 aliándose al joven tipógrafo norteamericano don Tomás G. Wells. Ambas imprentas, en conjunto,  dieron vida a una nueva hoja que se llamaría “El Mercurio de Valparaíso”, el 12 de septiembre de ese año.

 

Publicado el 01-04-2010

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License