Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Bienal de Arte de Valparaíso

Por Juan Bragassi Hurtado


Muchas veces, por desconocimiento, se hace causa común con el absoluto que nos dice, que entre las décadas de los 70’s y 80’s, fue un período oscuro y vacío en el ámbito de la producción cultural en Chile.

Un hecho que viene a desmentir dicho paradigma los podemos encontrar en el certamen llamado Bienal de Arte de la ciudad de Valparaíso.

Este concurso se realizó, por primera vez, en 1973 y fue una iniciativa organizada por el municipio porteño, que adquirió, con el tiempo, una notoriedad que lo puso a la par con sus similares de Sao Paulo y Cuba. 

Este certamen contó, en sus años de existencia, con la participación de obras de artistas provenientes de más de una veintena de países de los distintos continentes, quienes participaron en las disciplinas de gráfica, pintura y escultura. 

De entre las obras  ganadoras y seleccionadas, podemos encontrar a entonces jóvenes promesas nacionales, que posteriormente alcanzaron una gran notoriedad en sus áreas, como por ejemplo el pintor Carlos Maturana, Osvaldo Peña, Mario Irarrázabal, Roser Bru, Juan Egenau y Federico Assler. 

Resulta una paradoja, que cuando este certamen había logrado un merecido prestigio nacional e internacional, por falta de un debido financiamiento y la ausencia de un espacio adecuado para exhibición y bodegaje de las obras en concurso, este no haya encontrado continuidad a su última versión realizada en el año 1995. 

A partir de ello, numerosas veces se ha intentado retomar esta iniciativa, sin embargo los esfuerzos desplegados no han dado los esperados frutos. 

Valparaíso, ciudad puerto, hoy conocida a nivel nacional como “Ciudad Patrimonial”, lugar donde su casco histórico es reconocido por la UNESCO como “Patrimonio de la Humanidad”, actual sede de la cultura, más otros tantos títulos honoríficos que nos hablan de su importancia aun carece de un museo de arte moderno donde, en forma adecuada, se le de uso y correspondiente bodegaje a la valiosa colección de obras obtenidas, tanto a través de este certamen, como por el Concurso Nacional Arte Joven. 

Así también, cómo olvidar los casi veinte años que lleva el Museo de Bellas Artes sin funcionar y el deterioro al que ha sido entregado el Palacio Baburizza y el Astoreca. 

La Bienal de Arte se extraña y es una herida pendiente en el alma de los porteños que lo conocieron.

 

Publicado el 01-01-2010

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License