Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

El Monitoreo de las Redes Sociales

Por Hans Fiebig


Hace un par de semanas nos enteramos de la adjudicación por parte de la empresa Brandmetric S.A. de una licitación para una "Plataforma de seguimiento de personalidades y conceptos en Internet" causando polémica. 

Pero ¿que es lo que está detrás de este seguimiento a las redes sociales? Rápidamente salieron más dudas e inquietudes por los mismos usuarios de las redes sociales en Twitter o Facebook que a diario desahogan sus iras, se se sintieron sumamente incómodos ante la posibilidad de que surgiera un sistema de monitoreo que lleve a los organismos de estado sus más politicamente incorrectos comentarios y quejas al sistema.

Si bien la licitación en Mercado Público bajo el Nº 876-7-LE11 se publicó a fines de marzo 2011, pasó desapersivida hasta mucho tiempo después que fuese cerrada y adjudicada a fines de abril, la opinión pública comenzó a inquietarse a partir de las primeras notas periodisticas al respecto publicadas recienmente en junio cuando estaba todo concretado, lo que provocó rechazo de algunos parlamentarios de oposición como las criticas de personas ligadas a la derecha respecto a quienes desaprueban el mecanismo de seguimiento. 

¿Que busca el Gobierno con esto?

Los argumentos de personas ligadas a derecha, quienes a la vez han salido a apagar las críticas, hacen ver que lo que busca el gobierno es estar más rápidamente informado de lo opina la gente. Los tiempos han cambiado, y los medios de comunicación también, desplazando aquellos tiempos en donde todo era cuadernos con "recortes" de prensa. Estamos en tiempos modernos y se requiere todo en tiempo real.

Si recordamos el incidente de la Central Termoeléctrica en Punta de Choros, fue clave la movilización ciudadana en oposición a este proyecto, a punto de ser imparable el descontento ciudadano que se movilizó en gran parte utilizando las redes sociales, llevando al presidente Piñera ha realizar un par de llamadas telefónicas para paralizar el proyecto y con ello salvar su popularidad. Tras este incidente y muchos otros de movilizaciones ciudadanas, se entiende el por qué de querer la información en tiempo real. Este esquema de paneles de control de gestión se asemejan a las de las empresas que monitorean constantemente como va la producción, las entregas a cliente y sus encuestas de satisfacción, lo que refleja cual es la forma de trabajar de los actuales gobernantes.

Las dudas no resultas y que nos inquietan

Pero sin embargo, algo no ha sido aclarado hasta ahora, es el manejo de los datos que tendrá este monitoreo para no convertirse en un sistema de vigilancia y con ello vulnerar la vida privada de las personas.

Acorde a la Ley 19.628 sobre datos personales y protección de la vida privada, debe existir un tratamiento adecuado de la información sensible por parte de aquellos organismos que la almacenan, como bancos u otras instituciones. El uso de nuestra información debe quedar constatado por escrito según lo indica la normativa vigente. Hasta ahora, uno que otro parlamentario de Oposición ha amenazado con poner algún recurso de protección, lo que hasta ahora no nos hemos enterado que haya ocurrido, y nos sorprende, ya que es necesario que se aclare si esta recopilación de datos desde redes sociales está o no dentro de la ley.

Más allá de aclarar el gerente general de Brandmetric S.A. que la información recopilada será solo para fines estadisticos, aclara también desconocer que uso hará el Gobierno con dicha información. La misma publicación en Mercado Público indica que el servicio requerido es una "plataforma de seguimiento a personalidades y conceptos", pero ¿que personalidades? ¿Las del gobierno o los que están emitiendo comentarios?

Como mencionaba, nos sorprende que no se haya interpuesto algún recurso de protección por parte de algún parlamentario de oposición para sanjar los temores ciudadanos sobre si esta plataforma será para seguimiento o vigilancia de los ciudadanos. El hecho que no hayan impuesto algún recurso nos deja claro usa sola cosa: Ellos también lo habrían hecho, sin embargo no se les ocurrió antes, o prefieren el uso de otros métodos. 

Más allá del seguimiento a las redes

Hemos visto también en el último tiempo con que facilidad hay detenciones en donde rápidamente ya existen grabaciones telefónicas, casi por arte de magia y en algunos de los casos los tribunales han desestimado dicha evidencia por la forma que ha sido obtenida. Recientemente en Abril pasado, la Fiscalía Nacional lanzó "Resit", el Sistema Nacional de Registro de intervenciones telefonicas que busca centralizar y optimizar los requerimientos de seguimiento telefonico, de los fiscales, la policia y la autorización de los tribunales.

En estos tiempos sería posible (siesque ya no lo es) que todas las compañias de telefonia guarden directamente la actividad de cada uno de sus usuarios, en formato digital, por un tiempo de retención determinado a la espera de ser requerido por parte de las autoridades. 

Como dice el viejo refrán "el que nada hace nada teme", no debería la ciudadanía tener temor por lo que opina, pero la realidad es otra cuando estamos en un sistema politico polarizado en dos bandos, en donde cada uno busca perpetuarse en el poder y cuando todo movimiento ciudadano que se opone al modelo imperante por medio de llamar a manifestarse o impulsar nuevas (o viejas) corrientes de pensamientos, pasan a ser enemigos del sistema. Una rápida acción de los anticuerpos del Gobierno en contra de quienes puedan impulsar un modelo alternativo que lo reemplace será siempre clave para perpetuar el modelo en el poder. 

 

Publicado el 01-07-2011

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License