Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

La ejecución de Osama Bin Laden y el oportunismo del Terrorismo de Estado

Por Hans Fiebig


El pasado domingo 1º de Mayo, en la noche, comenzó a trascender por redes sociales, la muerte de Osama Bin Laden, el hombre más buscado desde el atentado a las Torres Gemelas el año 2001. Inmediatamente, la noticia acaparó la atención de los medios a nivel mundial, a la espera de una confirmación oficial por parte de la Casa Blanca, principal interesado en la persecución de Bin Laden. Se esperó hasta media noche para la confirmación oficial, por el mismo Barack Obama, en cadena con todos los medios a nivel mundial. El hombre que sirvió de excusa y chivo expiatorio para invadir cuanto país se encuentra en Medio Oriente, estaba muerto, y había sido lanzado al mar en un extraño rito musulmán desconocido, ya que los musulmanes no practican ni la cremación ni la sepultura en el mar.

Con el paso de los días se fueron dando más detalles de la nubulosa muerte del terrorista. Trascendió que el ataque lo tomó por sopresa y que, incluso, no se encontraba armado al momento de ser sorprendido por los soldados que rápidamente lo redujeron y ejecutaron.

Precisamente ante este hecho es que surgieron más dudas y cuestionamientos, en vez de la sensación de "alivio por la paz mundial" que EE.UU. pretende hacer creer al mundo tras la muerte de líder de Al Qaeda. ¿Por qué si estaba desarmado no se le capturó vivo? ¿Para los miles de civiles muertos en las Torres Gemelas, por qué no se llevó a juicio al principal inculpado, como autor intelecutal, de los atentados de 2001? Con el nivel de tecnología en armas y tácticas de combate, la captura de Bin Laden, con vida, era posible. No obstante, se prefirió una rápida ejecución a sangre fría.

A los pocos días también salieron las voces y comentarios de personeros de la Comunidad Judía en Chile, quienes están abanderados con todas las políticas de Terrorismo de Estado que ejecuta Israel en contra del pueblo Palestino. Rápidamente, aplaudieron y celebraron la ejecución de Osama Bin Laden, argumentando que han sido la Jihad, el Hezbolá y Hamas los principales causantes de muertes en Medio Oriente, metiendo al mismo saco a Bin Laden. También, criticaron a aquellos que son escépticos y que dudan de la veracidad en el atentado de las Torres Gemelas atrubuyéndolo a conspiraciones... bueno ¿acaso la familia Bin Laden no tenía negocios con la familia Bush? Curiosidades que son oportunamente obviadas.

¿Si acaso había que hacer justicia, por que no se le capturó vivo? Si de enemigos del pueblo judío se trata, los mismos que justificaron la rápida ejecución de Bin Laden, sometieron a juicio a Adolf Eichmann, secuestrado y engañando a las autoridades Argentinas, ¿por que no someter a juicio a Bin Laden? Habría sido muy interesante saber qué verdades ocultaba. Precisamente las mismas que los comandos norteamericanos hicieron callar con un tiro en la cabeza.

Más allá de que Osama Bin Laden haya sido un aliado de la CIA en los '80 durante la guerra fria, fue el Golem creado y alimentado por norteamérica en contra de la Unión Sovietica. Los atentados de 2001 significaron una rápida invasión a Afganistán e Irak, en busca de armas de destrucción masiva que nunca fueron encontradas.

Si recorremos la historia, Estados Unidos ha recurrido muchas veces a la estrategia de provocar que se le ataque en pro de librar guerras: el hundimiento del acorazado Maine (1897), en Cuba, para librar la guerra en contra de España y liberar la isla de Cuba; el hundimiento del Lusitania (1915), que siendo un barco de pasajeros, transportaba armamento para abastecer a los aliados de la primera guerra mundial; el ataque de Pearl Harbour, en donde, a sabiendas que habían espías japoneses en EE.UU. durante la segunda guerra mundial, mandaron mensajes para darles a entender que estaban preparando un ataque a Japón, provocando con ello que los japoneses se adelantaran y atacaran la flotilla norteamericana, pero - ¡oh sorpresa! - la flotilla en Pearl Harbour era prácticamente buques de chatarra y el resto de la flotilla nunca estuvo ahi presente. Y asi podemos continuar con muchos otros casos donde algunos de ellos, de Bandera Falsa, ¿por qué confiar entonces en EE.UU.?

Quienes aplauden la ejecución de Bin Laden por parte de norteamérica, sin haberlo llevado a la justicia, buscan solamente justificar las barbaries en Medio Oriente, justificando el terrorismo de estado en pro de sus objetivos. Más grave aún, justificar la ejecución también justifica la violación de la soberanía de otros paises, con comandos entrando y saliendo en helicopteros, como dueños del mundo. El argumento de "defensores de la democracia" es completamente inválido, ya que predican pero no dan el ejemplo, de lo contrario tanto Estados Unidos como Israel serían miembros del Tribunal Penal Internacional, cosa que hasta el día de hoy no es así. Por lo tanto, no pueden elevar las banderas de la democracia en pro de ejecutar terroristas sin llevarlos a juicio.

No podemos estar a favor del terrorismo, menos del terrorismo de estado, pero por sobretodo, no podemos estar a favor de quienes aplauden estas incursiones, que en el mañana, con el argumento de la defensa de sus conciudadanos transgresores, podrían atacar nuestro suelo Patrio.

 

Publicado el 05-06-2011

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License