Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

Los Otros Héroes del Seguro Obrero

Por Juan Bragassi Hurtado


Para Chile, de la década de los 30`s, fue un período agitado y violento. Se inició con la crisis económica del año 1929, la que tuvo nefastas repercusiones en el ámbito social (suceso que  contribuyó, en gran medida, a la caída del  primer gobierno del general (r) Carlos Ibáñez del Campo), seguido por una serie de asonadas militares que, finalmente, depusieron al gobierno constitucional del Presidente Juan Esteban Montero. Así se inicia el período de anarquía de la “República Socialista” que antecedió la vuelta al gobierno de Arturo Alessandri Palma.

El “león de Tarapacá” con una relativa mayoría en el parlamento, gobernó con mano de hierro, desde finales de 1932 hasta diciembre de 1938, adoptando medidas que, muchas veces, rozaron con la inconstitucionalidad, valiéndole al poco tiempo de haber asumido el mando, una impopularidad que es recordada hasta nuestros días.

Surgen, en este mismo período, y amparados por el ejecutivo la “milicia Republicana”: - organización paramilitar de carácter ilegal -, el Movimiento Nacional Socialista y Partido Socialista. Organizaciones que, a su vez, dieron forma a grupos de choque que, al poco tiempo, se enfrentaron en las calles con extrema violencia.

En el marco previo a las elecciones presidenciales de 1938 las fuerzas de derecha presentan para la continuidad de su gobierno, al entonces Ministro Gustavo Ross Santa María. Las izquierdas, conformadas en el Frente Popular,  levantan la figura del radical Pedro Aguirre Cerda; mientras que los nacional socialistas conforman junto a elementos ibañistas la “Alianza Popular Libertadora”, proponiendo la candidatura de Carlos Ibáñez del Campo.

Ibáñez fue proclamado en una multitudinaria concentración realizada el domingo 4 de septiembre en el  Parque Cousiño, hoy parque O`Higgins.

Al otro día, un grupo de 65 jóvenes miembros del Movimiento Nacional Socialista, encabezan un intento revolucionario en contra del gobierno derechista de Alessandri, tomándose la casa central de la Universidad de Chile. Y tras dar muerte al Carabinero Salazar Aedo, el edificio del Seguro Obrero ubicado, hacia un costado del palacio presidencial.

Matanza Seguro Obrero 001

 

Los rebeldes de la universidad, fueron rendidos por medio de la acción de una pieza de artillería del regimiento Tacna, que derribó la puerta principal, perdiendo la vida 6 nacional socialistas (3 por las esquirlas de la granada y tres por el uso de armas de Carabineros cuando ya estaban rendidos)

Los supervivientes fueron trasladados, brazos en alto, hacia el edificio del seguro obrero, haciéndoseles entrar a aquel lugar luego de conseguida la rendición de sus camaradas que estaban el los pisos superiores del local,

Hacia las 16:30 hrs, los nacistas rebeldes deciden deponer las armas, procediéndose, en seguida, a cumplir la orden presidencial de asesinar a todos los prisioneros. Es en se preciso instante en que, el entonces joven teniente de Carabineros, Antonio Llorens Barrera, se niega terminantemente ante sus superiores a acatar la orden de masacrar a los rendidos, decisión que puso en peligro su integridad física. De inmediato, a Llorens se le apresa y es sacado del local, franqueado por dos subalternos que lo llevan al cuartel de Investigaciones. Esta escena no dejó de impresionar a algunos testigos que se encontraban en el exterior.

“(…) al hombre cabal, que salva en ese trance el honor de la Institución, se le da de baja, se le expulsa y apresa, poniendo fin a su ejemplar carrera (…)” Enrique Zorrilla; En: “La Profecía Política de Vicente Huidobro”; Editorial Tierradentro, 1996.

Mientras sucedía esto, Carabineros procedió a ejecutar y rematar a los prisioneros, entre ellos un obrero y dos funcionarios públicos inocentes. Siguieron con la sustracción de las pertenencias de los asesinados y la deformación de sus rostros, por medio de culatazos y del uso de sables. Esta acción criminal duró hasta entrada la noche.

Matanza Seguro Obrero 003

Posteriormente, a las 21:00 hrs., el mayor Luis Portales Mourgues encontró en la puerta de la Caja a Darío Zañartu Cavero periodista del “Imparcial”, al Diputado Raúl Marín Balmaceda, Alfonso Canales y al Capellán Gilberto Lizana, a quien acompañaba el doctor Ricardo Donoso. En la puerta, el teniente Campos les hizo presente que había prohibición para que entraran civiles, a lo que les respondieron que los llevara a presencia del coronel Pezoa.

Como este no se hallara, pues en esos momentos se había dirigido a la prefectura, el mayor Portales asumió la responsabilidad y les permitió recorrer el edificio. Zañartu se dedicó a inspeccionar los cadáveres, constatando que tres individuos, gravemente heridos, se encontraban vivos: Carlos Pizarro, David Hernández y Facundo Vargas.

Al percatarse esto Carabineros pasó bala a sus armas y apuntó a los sobrevivientes, pero fueron fuertemente increpados por el Diputado Raúl Marín Balmaceda, quien se puso delante de las armas como muro humano. Luego, el parlamentario se dirigió a la presidencia, acompañado de Alfonso Canales, no sin antes tener la precaución de dejar al cuidado de sus demás acompañantes a los 3 jóvenes heridos.

Matanza Seguro Obrero 002

Obtenida la orden del Presidente Alessandri de dejar a los heridos con vida, fueron trasladados al cuartel de Investigaciones. Sin embargo, una hora después de entre los cadáveres apilados en las escaleras del seguro  obrero, aparece otro agónico sobreviviente: Carlos Montes“(…) Se habló de lanzarme por el hueco del ascensor. El teniente Dreves dijo que nada sacaban con liquidarme porque los otros tres sobrevivientes contarían lo ocurrido y que en cambio, dejándonos vivir se demostraría que Carabineros no había tenido intención de matar a nadie.”

Montes, finalmente, fue trasladado junto a sus otros camaradas al cuartel de Investigaciones. A eso de las 03:00 hrs., lo llevaron al Hospital Salvador y luego, a la Penitenciaría.

Mientras todo ello ocurría, al amparo de la noche, los cuerpos de las víctimas fueron trasladados en camiones al Instituto Médico Legal.

Al día siguiente y pese a la orden de censura dictaminada por el ejecutivo (tanto para la prensa opositora e independiente) y a la campaña de escamoteo de la verdad de los hechos realizada por los medios periodísticos leales al gobierno, la opinión pública logró imponerse respecto a la tragedia: un Carabinero y 62 civiles muertos, 59 de los cuales eran miembros del Movimiento Nacional Socialista.

 

Publicado el 01-09-2009

Compartir Tweet


Centro Informativo de ALERTA AUSTRAL - Santiago de Chile - http://www.alertaaustral.cl - 2005-2012
L
a reproducción total y parcial del contenido, asi como de las imágenes publicadas, debe ser con autorización de los editores de la revista y con cita de la fuente.

   Creative Commons License